El Ebro, y otros cinco ríos mediterráneos, serán analizados para prever futuros escenarios ante el cambio global
El proyecto europeo Globaqua cuenta con un presupuesto de casi 8 millones de euros - ABC

El Ebro, y otros cinco ríos mediterráneos, serán analizados para prever futuros escenarios ante el cambio global

Veintitrés centros de investigación de 12 países estudiarán aspectos hidrológicos (cantidad y calidad del agua) y geomorfológicos (usos del suelo) a partir de las simulaciones planteadas por el IPCC de Naciones Unidas

EFE
Actualizado:

Casi un centenar de expertos de una docena de países han participado esta semana en la primera reunión del proyecto europeo Globaqua, que estudiará cómo se gestiona el agua en seis ríos mediterráneos, celebrada en Barcelona.

El proyecto, liderado por el profesor de investigación del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) Damià Barceló, analizará las cuencas del río Ebro (España); Evrotas (Grecia); Sava (afluente del Danubio que transcurre por Eslovenia, Croacia, Bosnia y Serbia); Adigio (en el noroeste de Italia); Anglian (Reino Unido), y Souss Massa (Marruecos).

Las seis cuencas fluviales escogidas poseen realidades ambientales y socioeconómicas diferentes y problemáticas específicas, muchas extrapolables a otros ríos.

Según ha informado el CSIC, con un presupuesto de 7,5 millones de euros y la colaboración de 23 centros de investigación, el proyecto europeo Globaqua tratará de averiguar cuáles son los escenarios futuros en una situación de cambio global y cómo afectarán a la disponibilidad del agua, su calidad y cantidad.

En España, además del IDAEA, también participan en el proyecto el Instituto Catalán de Investigación del Agua, la Universidad de Barcelona y la Universidad del País Vasco.

Simulaciones del IPCC

«La aprobación de Globaqua por parte de la Unión Europea ha sido consecuencia del buen trabajo realizado en el proyecto Consolider SCARCE, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad», ha explicado Barceló. Durante el tiempo que éste duró estudiaron la sequía como elemento de estrés para el medio acuático y cómo hacer frente a próximos episodios de sequía ligados al cambio global y climático en el Mediterráneo y en otros lugares de Europa

¿Cómo afecta la pérdida de biodiversidad al bienestar de la sociedad?Globaqua evaluará los diferentes factores de estrés, a quién o qué afectan, sus consecuencias y cómo se gestiona todo. Y para realizar las simulaciones, los científicos tomarán como referencia los diferentes escenarios climáticos planteados por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC).

Globaqua se centrará en los aspectos hidrológicos (cantidad de agua disponible, su calidad y su contaminación) y en la geomorfología del suelo, un aspecto al que no siempre se ha prestado la atención necesaria y que incluye las edificaciones o infraestructuras junto al río, los sedimentos, el lecho, la vegetación de las riberas o la construcción de embalses.

Otros factores de estrés que se investigarán son la presencia de patógenos o la explotación de aguas subterráneas.

Los científicos analizarán cómo afectan estos cambios a la biología y el funcionamiento del ecosistema, así como a los servicios que éste ofrece a la sociedad (agua, pesca, ocio, energía...).