El gato más pequeño del mundo no mide más que una lata de refresco
Su propietaria espera la verificación oficial para que figure en el Libro Guinness - abc.es

El gato más pequeño del mundo no mide más que una lata de refresco

Tiene un gen defectuoso que le provoca tener las patas más pequeñas de lo normal

abc.es
Actualizado:

Se llama «Pixel», y es probablemente el gato más pequeño del mundo. Su altura no supera la de una lata de refresco, y, según su dueña, cabe en un tazón de desayuno.

Todavía no forma parte del Libro Guinness de los Récords, al que podría incorporarse, una vez verificada su talla, en sustitución de una gatita llamada «Fizz Girl», que con solo 6 pulgadas de tamaño, unos 15 centímetros, es hasta ahora el felino que ocupa este puesto.

La propietaria de Pixel, una californiana llamada Tiffani Kjedergaard, está encantada con su diminuta mascota, que posee un gen defectuoso que hace que tenga las patas más cortas de lo normal. Tiffani reconoce que tener a Pixel en casa hace que tenga que adoptar ciertas precauciones, especialmente en la cocina.

«No podemos dejar las puertas abiertas, y antes de cerrar la nevera tenemos que asegurarnos de que no se ha metido dentro», afirma. Incluso cuando caminan por la casa tienen que prestar toda la atención del mundo para no pisar a su mascota.