El sector forestal cobra cada vez mayor importancia en el medio rural
España cuenta con 27,7 millones de hectáreas de superficie forestal - ABC

El sector forestal cobra cada vez mayor importancia en el medio rural

Debido a la intensificación de las producciones agrícola y ganadera, que han reducido la superficie agrícola, y a la multifuncionalidad de sus aprovechamientos: turismo rural, deporte al aire libre, micología, caza, paisaje...

Actualizado:

La Sociedad Española de Ciencias Forestales ha presentado una versión completa del Informe de Situación de los Bosques y del Sector Forestal en España, que vio la luz durante el 6º Congreso Forestal Español (celebrado en Vitoria en junio de 2013), complementado con sugerencias de los lectores y con la incorporación de algunas conclusiones del citado encuentro:

El territorio forestal español, y sus bosques en particular, están en expansión; una tendencia creciente desde 1990 que se mantiene en mayor medida que en otros países europeos.

Los bosques y terrenos forestales en España ocupan el 54% de la superficie nacional. Y España es el tercer estado europeo por superficie forestal arbolada, detrás de Suecia y Finlandia.

Un 20% de la superficie forestal arbolada en España se destina a la producción de madera, algo más de 5 millones de hectáreas; mientras que la superficie incluida en áreas protegidas es de 2,5 millones de hectáreas.

Un 20% de la superficie forestal se destina a la producción maderablePinus pinaster y Eucalyptus globulus supone las dos especies forestales más destacadas en los aprovechamientos forestales maderables en España. Galicia es la comunidad autónoma con mayor volumen de cortas. Y los principales destinos por volumen de madera extraída son: aserrado (36%), trituración para pasta de papel (27%) y trituración para la fabricación de tableros (25%). Hasta el presente, en España se han repoblado unos 6 millones de hectáreas, de las cuales, 2,7 millones tenían fines productores.

Restauración hidrológico-forestal

La intensidad de los procesos de erosión hídrica que se manifiestan en buena parte de España, y las claras expectativas de incrementarse, tanto en magnitud como en extensión, como consecuencia del cambio climático requieren, entre otras medidas, potenciar proyectos de restauración hidrológico-forestal, estableciendo masas protectoras en cabeceras de cuenca. «En España, las actividades de restauración hidrológico-forestal tienen una larga tradición y han demostrado su eficacia»: repoblaciones, obras de corrección o hidrotecnias y tratamientos selvícolas de mejora.

Motor de desarrollo rural

En un contexto de reducción de la superficie agrícola por intensificación de las producciones agrícola y ganadera, el sector forestal cobra cada vez mayor importancia en el medio rural. Los bosques ofrecen magníficas oportunidades para la creación de empleo en áreas rurales desfavorecidas.

Nuevos mercados como el de la bioenergía y la bioconstrucción permiten sustituir otras fuentes de energía y otras materias primas no renovables, importadas y muy costosas en términos económicos, energéticos y medioambientales.

La investigación forestal ha crecido «de manera espectacular» en los últimos 20 años, pasando de casi no significar nada dentro de Europa a ocupar el 4º o 5º lugar, si se mide por el número de publicaciones en revistas de impacto.

Se están produciendo avances importantes en la estimación de producciones de productos no maderables (corcho, piña, setas, resinas, leñas, pastos, caza, paisaje, biodiversidad y recreo, etc.), lo que permite la formulación de planes de gestión multifuncionales basados en información experimental. Pero «se necesita un mayor esfuerzo de valoración económica de dichos recursos, así como de los servicios ecosistémicos asociados a los sistemas forestales».