720 millones de personas viven en áreas montañosas
720 millones de personas viven en áreas montañosas - AFP/ TABLE MOUNTAIN (Ciudad del Cabo, Sudáfrica)
#WELOVEMOUNTAINS

Día Internacional de las Montañas 2013

Siete particularidades que quizás desconozcas sobre ellas: evitan la inseguridad alimentaria y son fuente de energía limpia

Actualizado:

Como cada 11 de diciembre, Naciones Unidas celebra el Día Internacional de las Montañas. Las montañas se enfrentan a la degradación ambiental, las consecuencias del cambio climático, la explotación minera, los conflictos armados, la pobreza y la amenaza de la inseguridad del hambre. Por ello, la FAO quiere resaltar su importancia; son «la llave hacia la consecución del desarrollo sostenible de la sociedad».

1. Las montañas cubren alrededor del 27% de la superficie terrestre.

2. 720 millones de habitantes del planeta viven en áreas montañosas.

3. Algunas de las mayores ciudades (Nueva York, Río de Janeiro, Nairobi, Tokio y Melbourne, por ejemplo) dependen del agua fresca que albergan las montañas.

4. Las montañas suministran entre el 60-80% del agua fresca que se consume. Los granjeros y agricultores de los valles emplean este recurso para su ganado (como bebida y como alimento de los pastos que sus ejemplares rumian) y para regar sus cultivos, dando seguridad a la cadena alimentaria.

5. A partir de las montañas se puede producir energía renovable en abundancia. Aquellas montañas situadas en áreas con un clima seco o tropical son particularmente eficientes para el aprovechamiento de la energía solar.

Una quinta parte de toda la electricidad producida en el mundo proviene de la fuerza hidráulica. Y algunos países se abastecen casi en exclusiva de la producción hidroeléctrica que se consigue en las montañas. El poder del viento y el gas almacenado en ellas también se puede emplear.

6. De las 20 especies de plantas que suministran el 80% de los alimentos de los que se nutren los habitantes de la Tierra, seis se originan y se han diversificado en las montañas: patatas, quinoa, tomates, manzanas, cebada y sorgo.

7. Los cursos de agua donde viven y crecen las poblaciones de peces de interior, así como los bosques que sirven para la explotación de productos no-madereros (frutos silvestres, miel, hongos) también se benefician de las montañas.