Volkswagen Navarra necesita que la plantilla acepte nuevas condiciones para pujar por un tercer modelo

Sería un vehículo montado sobre la plataforma MQB y se descarta que sea la versión eléctrica del Polo o el T-Cross

MADRIDActualizado:

La dirección de Volkswagen en Navarra trabaja desde hace más de año en la consecución de un tercer vehículo para ensamblar en la planta española. Se trata de un nuevo modelo montado, que seguramente se montará sobre la plataforma MQB, la misma que emplean los Volkswagen Polo y T-Cross que en la actualidad salen de estas instalaciones en exclusiva para Europa.

Las posibilidades de conseguir este tercer modelo son altas, pero uno de los pasos imprescindibles para lograr su adjudicación es que los trabajadores acepten unas nuevas condiciones laborales.

Para ello, la dirección de Volkswagen Navarra ha convocado para este martes 25 de junio al Comité de Empresa de la fábrica, a cuyos miembros informará sobre el estado en el que se encuentra la posible adjudicación de la línea de montaje para este tercer modelo, así como de las condiciones necesarias para continuar optando en el proceso de selección.

Este encuentro con el Comité de Empresa de Landaben se produce tras la reunión celebrada el pasado martes en Wolfsburg (Alemania) entre representantes del Comité Ejecutivo y del Comité de Empresa de la factoría y miembros de la dirección del Grupo Volkswagen en Alemania.

El vehículo sería un modelo completamente nuevo y no una versión eléctrica de los Polo o T-Cross que actualmente salen de esta factoría.

Se baraja un plazo de dos años para que llegue al mercado, lo que, de conseguirse finalmente para Landaben, garantizaría la carga de trabajo para esta planta para un plazo de 10 años.

Tanto el Polo, el T-Croos y el futuro nuevo modelo estarían ensambladas sobre la versátil plataforma MQB, que puede adaptarse a numerosos tipos de automóvil de los segmentos B, C y D.

Es la plataforma que se emplea en vehículos como el Volkswagen Up!, SEAT Mii y Skoda Citigo dentro del segmento de los coches urbanos, o el Seat Ibiza y Arona, Polo o T-Cross dentro de los utilitarios. También recurren a la plataforma MQB modelos de Audi como los A1, A3, Q2 y Q3.

En Navarra, Volkswagen ensambla el Polo y, desde diciembre del año pasado, también el nuevo T-Cross, con una cota de producción de 700 unidades por día. El fabricante alemán de vehículos prevé producir unos 350.000 unidades a lo largo de 2019 en la planta española. De estas, 175.000 unidades corresponderán al T-Cross y la misma cantidad al Polo.

Tras la llegada de este último modelo a finales de 2018, la producción del Polo se ha ralentizado con la fabricación de 175.000 unidades previstas para este año frente a los 272.041 que se fabricaron el año pasado. Pero, al mismo tiempo, el mercado se beneficiará con la llegada de los nuevos Volkswagen T-Cross.

El pasado mes de marzo el consejero delegado del grupo Volkswagen, Herbert Diess aseguraba que «de momento» no tenía mucho sentido la adjudicación de un tercer modelo a la planta de la compañía en Landaben (Navarra), aunque no descartaba del todo la posibilidad.

Los rumores de la llegada de un tercer modelo a la factoría navarra se acrecentaban a finales de febrero, tras las declaraciones del responsable de Producción y Logística de la marca Volkswagen, Andreas Tostmann, quien afirmó que contar con un nuevo convenio colectivo en la planta de Landaben «ayudaría mucho» a la hora de la toma de decisión por parte de la compañía. «Un convenio colectivo de larga duración, por ejemplo de cinco años, ayudaría mucho a la hora de tener que tomar una decisión porque da estabilidad», indicó Tostmann.