Trucos para conducir si nos pilla una nevada

Hay que mantener la calma y seguir una serie de recomendaciones para no salirnos de la carretera

Actualizado:

La tan esperada nieve (sobre todo para los aficionados a los deportes invernales) puede hacer acto de presencia en los próximos días. Tras una temporada en la que las carreteras y puertos no han presentado excesivos problemas a la hora de circular, durante el próximo fin de semana cabe la posibilidad de que algún conductor se vea sorprendido por una nevada, o por la presencia de nieve o hielo sobre el asfalto.

Por eso hay que seguir una serie de recomendaciones, con el objetivo de mantener en todo momento la máxima adherencia, y evitar unas salida inesperada de la carretera.

No es necesario ser un experto para circular en este tipo de situaciones, pero lo más importante es la anticipación. De este modo v tendremos más tiempo para decidir qué maniobra debemos hacer y cuál no. En todo momento, pero sobre todo cuando nos sorpenda una nevada inesperada, tenemos que conducir con suavidad, tanto en lo que se refiere a la dirección, al acelerador y al freno como a la hora de mantener la calma al frente del volante. Todo moviliento o maniobra que no se ejecute con suavidad puede ocasionar deslizamientos, inestabilidad en el vehículo y una conducción no segura. Uno de los errores más comunes es girar el volante en exceso, lo que que puede ocasionar un subviraje (tendencia a seguir rectos en curvas).

Para arrancar el vehículo también se deben seguir una serie de pautas. Si nuestro coche está equipado con cambio de marchas manual, lo haremos en segunda velocidad para evitar que las ruedas motrices patinen. En el caso de tener que frenar, se debe hacer preferiblemente en una recta y no en curva, ya que los neumáticos se encuentran en una superficie de baja adherencia. Si se puede, mejor intentarutilizar el «freno motor».

Si nos vamos a desplazar por una zona montañosa o vamos a atravesra un puerto, será necesario que contemos con unas cadenas. Pinchando aquí te contamos cómo colocarlas.

Según las recomendaciones de «Circulaseguro», en una pendiente tenemos que utilizar la marcha más corta posible para que el motor nos retenga y así usar el freno del pedal , lo menos posible. Además, será necesario circular siempre a una velocidad moderada y aumentando mucho la distancia de seguridad, siguiendo las rodadas de otros vehículos excepto si la capa de nieve es fina y se ha compactado. Esto daría lugar al llamado «black ice» o hielo negro, que pasa desapercibido para el conductor y puede provocar sustos importantes.

De vez en cuando conviene que nos detengamos para retirar la nieve acumulada de los pasos de rueda y así evitar que se compacte y nos impida mocer el volante de forma suave.

En medio de una nevada la visibilidad también se ve afectada, por lo que puede ser necesario encender las luces de corto alcance y, dependiendo de la situación, las luces antinieblas. También puede ser necesario emplear limpia- y lavaparabrisas y tener en cuenta que si hace sol la nieve nos puede producir deslumbramientos.

En casos de poca acumulación de nieve, hay que tener en cuenta que los primeros copos suelen ser los que hacen que la carretera se vuelva más deslizante. Puede ser de utilidad llevar en el coche una bolsa con arena para gatos, que nos ayudará a recuperar la tracción si el coche se queda atascado.