ATREVE

Talleres ilegales, un peligro para tu coche y para el medio ambiente

La patronal de los talleres estima que en España existe un 20% de talleres de reparación que operan de manera ilegal

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En las últimas semanas las autoridades competentes han detectado y clausurado varias instalaciones de talleres ilegales, los más recientes detectados en Logroño y en Galicia. Aunque no se dispone datos oficiales concretos, desde las patronales del sector calcuan que «hablar de que un 15% de los talleres están sin registrar no es descabellada», según José Ramón Devasa, gerente de Atreve (Asociación de talleres de Coruña). Según la Confederación Española de Talleres CETRAA aproximadamente el 20% de los talleres que operan en España es ilegal, siendo más de 9000 los que actúan al margen de la ley.

Los talleres ilegales o clandestinos dañan al gremio de la reparación, tanto en imágen como económicamente, pero también afectan de manera directa y dramática a todos los usuarios de las carreteras españolas. Desde la Confederación Española de Talleres (Cetraa) y desde Atreve consideran que estos talleres representan un grave problema a nivel nacional para la seguridad vial, la economía y el medio ambiente.

En primer lugar porque un taller ilegal es un modelo de negocio fraudulento a través del cual locales sin licencia ofrecen servicios de reparación y revisión de vehículos. Estos negocios no poseen permisos reglamentarios, acceso a la información técnica de los vehículos ni ninguna de las licencias y autorizaciones que marca la legislación vigente. Los establecimientos clandestinos tampoco cumplen las normativas en materia de seguridad laboral o gestión medioambiental de los residuos y no emiten factura por sus servicios.

Desde Cetraa explican qué consecuencias tiene para nuestra seguridad reparar el coche en un taller ilegal: «reparar en talleres clandestinos tiene graves consecuencias para la seguridad vial de su vehículo y atenta contra sus garantías y derechos como consumidor, además de ser una práctica penada por ley».

Los talleres legalmente establecidos son los únicos talleres que poseen la maquinaria necesaria y las herramientas adecuadas para realizar las reparaciones, tienen acceso a la información técnica del vehículo, utilizan únicamente piezas homologadas y recambios cuya trazabilidad está asegurada, garantizan las reparaciones que realizan al emitir la factura correspondiente y proporcionan formación continua a sus empleados.

Por todo ello, sólo los establecimientos legales pueden garantizar la correcta manipulación del vehículo, lo que redunda en una mayor seguridad vial al reducir el riesgo de accidentes.

Según José Ramón Devasa. «Un taller legal tiene una garantías, en materia de seguridad, que un taller ilegal no tiene. Es necesario tener unas instalaciones eléctricas seguras y unos sistemas de protección contraincendios conforme a las normas vigentes, algo que no sucede en un taller ilegal».

Los talleres ilegales no son siempre fáciles de reconocer, pero para detectarlos se pueden tener en cuenta varias pistas muy claras.

Por ejemplo, los talleres ilegales no tienen la placa identificativa concedida por la Consejería de Industria y que es obligatorio exponer a la entrada del establecimiento. El cliente de un taller ilegal no recibirá nunca un presupuesto por escrito ni una factura que garantice los trabajos realizados en su vehículo.

Y aunque el taller tenga unas instalaciones que parezcan reglamentarias, la carencia de carteles informativos relativos a los precios de la mano de obra, horarios, derechos de los usuarios y otros documentos legales son indicativos bastante fiables de que nos encontramos en un taller ilegal.

Además los talleres ilegales suelen ser locales donde se trabaja a puerta cerrada. Pueden llegar a estar ubicados en garajes de chalets y domicilios particulares, cuando no realizan las reparaciones en la calle o en un descampado.

Aunque por sí solo este dato no es una pista, conviene saber que la mayoría de talleres clandestinos están ubicados en las afueras de las ciudades y en zonas rurales.

La Asociación de Empresarios del Taller de Reparación de Vehículos de A Coruña (Atreve) ha puesto en marcha a través de su web un portal de denuncias para continuar en la lucha contra los talleres ilegales. A través de un enlace –pincha aquí– los asociados pueden exponer los casos que detecten. Serán informaciones anónimas, que únicamente recogerá la entidad y que sólo podrán enviar los miembros de la misma.

También desde la Confederación CETRAA se ha puesto en marcha la Sala de Denuncia, una sección alojada en su web en la que los ciudadanos pueden denunciar de manera anónima este tipo de prácticas irregulares. Esta plataforma ha registrado cerca de 5500 denuncias desde su creación en 2014.