¿Qué significan los diferentes testigos luminosos del coche?

En el salpicadero de nuestro coche nos podemos encontrar más de 150 indicadores luminosos, que debemos comprender para saber si nos enfrentamos a algo serio

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Puede que normalmente no les prestemos demasiada atención, pero si nos fijamos en el salpicadero de nuestro coche nos podemos encontrar más de 150 indicadores luminosos. Llaman la atención cuando se encienden, sobre todo porque en gran aprte desconocemos su significado. Para evitar problemas tampoco tenemos por qué aprendernos el significado de todos ellos, ya que basta conocer unos pocos para comprender cuándo nos enfrentamos a algo serio. Esto depende del color del aviso, de modo que cuando es rojo es porque expresa un problema serio y quiere alertarnos de que no deberíamos continuar la marca.

En la práctica totalidad de los coches hay testigos luminosos que son lo único que queda del sistema original del vehículo y que permiten poner al conductor un poco más en contacto con la mecánica. Se trata de pictogramas codificados por colores que se iluminan para evitar que el coche y sus ocupantes se pongan en peligro. Hace tres décadas, el testigo del líquido de frenos se iluminaba cuando, a unos centímetros de él, un pequeño sensor dejaba de estar bañado en ese aceite hidráulico. En la actualidad, sin embargo, decenas de sistemas «acceden» a los frenos, así como otros componentes del coche y pueden declarar una avería.

En este sentido, es fundamental mentalizarse sobre cómo hay que reaccionar cuando se enciende un testigo amarillo o rojo en la instrumentación, o incluso si se iluminan varios al mismo tiempo, acompañados por pitos y sirenas. Si ocurre, habrá que detenerse, pero no de forma inmediata… sino de forma segura en el primer lugar adecuado. Es decir, es muy importante evitar que la aparición de un testigo luminoso sea el causante de un accidente. Será entonces, con el coche parado, cuando tocará averiguar qué se ha roto.

¿Qué significan los colores? Desde ALD Automotive nos muestran y explican los más importantes e indican que, a groso modo, hay tres tipos de colores que van a indicar la gravedad o el tipo de atención necesaria de la avería. Rojo significa atención inmediata; el amarillo, atención al detener el vehículo; y el verde es meramente informativo.

Sistema de frenos: La razón más frecuente por la que se ilumina este testigo es que el nivel del líquido de frenos es demasiado bajo. Si este testigo se enciende mientras se circula es importante tantear el pedal del freno: si ha perdido mucho líquido o uno de los dos circuitos se ha vaciado, es posible que se tenga que pisar el pedal con mucha fuerza para detener el vehículo, y que el coche tienda a desviarse a un lado, de forma que es de vital importancia detener el vehículo en una recta. Este testigo también aparece si se produce una avería en los sistemas que emplean los frenos como el asistente de arranque en pendiente o el servofreno de emergencia.

Freno de estacionamiento: su aparición se debe a que el freno de estacionamiento está activado. En coches con freno de estacionamiento manual, dicho testigo es un recuerdo para quitarlo antes de empezar a circular. En los vehículos con frenos de estacionamiento eléctrico significa que el freno está bien aplicado.

Pastillas de freno: este testigo se diferencia de los anteriores en que su color es ámbar, no hay nada escrito en su interior y en que los paréntesis son discontinuos. Dicho pictograma aparece cuando una de las pastillas de freno se ha desgastado y el conductor que incorporan ha comenzado a hacer contacto con el disco. Se apaga automáticamente al cambiar las pastillas.

Sistema de ABS: la aparición de este testigo indica la avería en el sistema antibloqueo de frenos. Junto a este pictograma, se enciende el testigo del control de estabilidad, que no puede funcionar sin el ABS. Asimismo, también se desactivan las funciones de reparto electrónico de frenada y de bloqueo electrónico del diferencial. Al contrario que cuando interviene el ESP, el testigo del ABS no parpadea cuando interviene el sistema. La avería suele estar en uno de los sensores que miden el giro de las ruedas, y la reparación ronda los 70 euros.

Presión del aceite: este testigo de color rojo se activa cuando la presión de aceite a la salida de la bomba es inferior a la mínima necesaria para lubricar correctamente el motor. Con el motor apagado, se ilumina al dar el contacto y permanece encendida hasta que se arranca el motor. Si continúa con el motor encendido, la razón más probable es que apenas quede aceite en el cárter. Circular con este testigo encendido puede derivar en el gripaje del motor. Este se debe por el aumento de la temperatura dentro del motor, que hará que las piezas comiencen a fundirse.

Temperatura del líquido refrigerante: controlado por el sensor de temperatura del líquido refrigerante, este testigo se encenderá si el motor comienza a calentarse porque no hay refrigerante o porque su nivel es muy bajo. Si el coche en cuestión no cuenta con termómetro, está este testigo que informa de la temperatura del mismo. Si cuenta con termómetro, se suele sustituir el primer icono por una marca iluminable al final de la escala.

Fallo en el alternador: este testigo permanece encendido con el contacto dado y el motor parado -salvo en los coches con Start&Stop, por confort-. Si se enciende con el motor girando, significa que el alternador no está generando suficiente tensión. No es una situación peligrosa, pero la batería se descargará por completo incluso si se está circulando. Si el alternador está seriamente averiado, puede que se pare en marcha.

Dirección asistida: indica un fallo en el sistema eléctrico de asistencia a la dirección que puede, desde no afectar perceptiblemente a la asistencia a la desconexión del sistema. Conducir sin dirección asistida es posible, pero no recomendable: no sólo por lo dura que estará la transmisión sino porque al funcionar «al revés» puede dañarse el mecanismo de transmisión.

Airbag: en función de la antigüedad del coche, puede haber un testigo para todos los airbags o uno para cada tipo. A menudo, la avería no está en el airbag, sino en las conexiones -sobre todo, si se trata de uno montado en un asiento-.

Cinturón de seguridad: este testigo no avisa de una avería, sino de que algún ocupante no lleva abrochado el cinturón de seguridad. Se ilumina, junto con un aviso acústico, cuando el coche supera los 25 km/h, ha recorrido 500 metros o lleva en movimiento más de 60 segundos. El aviso acústico se desactiva a los cinco minutos, pero el testigo no se apaga. Es posible solicitar al fabricante las instrucciones para desactivar este sistema.

Cambio automático: este icono suele emplearse cuando se produce una avería en una caja automática o un sistema de tracción total con caja reductora o diferenciales bloqueables. Cuando la avería afecta al cambio, suele activarse un modo «de emergencia» en el que sólo funcionan tres marchas.

Filtro de partículas: este testigo solo se encuentra en intrumentaciones de coches con motor diésel. Está controlado por la diferencia de presión antes y después del filtro de partículas, le indica al conductor que debe realizar una conducción particular -regímenes elevados y marchas cortas- para conseguir limpiarlo. lgnorarlo puede salir muy caro: si se acumula demasiada suciedad en el filtro, habrá que sustituirlo… lo que costará desde 700 euros.

Anomalía de emisiones: Parpadea cuando se registran parámetros anormales en la gestión del motor, el sistema de inyección, el de encendido o el escape. Si parpadea, es importante dejar de acelerar cuanto antes; de lo contrario, pueden dañarse componentes del escape por sobrecalentamiento. Es posible que se active un modo de funcionamiento del motor «de emergencia» que proporciona prestaciones muy reducidas. Si la anomalía se prolonga mucho, el testigo se queda encendido de forma permanente, indicando que se ha grabado una incidencia en la centralita del motor y que debe visitarse un taller para averiguar qué ha sucedido.

ESP: Este icono parpadea siempre que el control de estabilidad interviene frenando selectivamente las ruedas -en muchos coches japoneses, también suena un aviso acústico-, y permanece encendido si se desactiva el control de estabilidad o este sufre una avería.

Presión de neumáticos: Por ley, actualmente todos los coches deben contar con un sistema capaz de detectar una rueda pinchada. Casi todos los modelos usan un sistema que detecta que una de las ruedas gira más despacio que las demás, se ilumina este testigo en rojo -el conductor debe entonces tratar de averiguar cuál está pinchada-. Para que el sistema funcione, es necesario «inicializarlo» cada vez que se ajustan las presiones de las ruedas -durante ese proceso, el sistema «aprende» el radio de las ruedas-.

Nivel de combustible: indica que el nivel de combustible restante es bajo -generalmente, se activa cuando la autonomía cae por debajo de 80 kilómetros o, si el coche consume mucho, un poco por debajo de 1/4 de depósito-. Generalmente, el lado en el que se indica la manguera en el pictograma coincide con el lado del coche en el que se ubica el tapón de llenado. Además, suele haber una flecha junto al pictograma del aforador de combustible indicando esto mismo.

Hielo sobre la calzada: cada vez son más los coches que incorporan un testigo como este… o que lo muestran en la pantalla del cuadro de instrumentos. Se enciende cuando la temperatura desciende de tres grados centigrados.

Bombilla fundida: en muchos coches, cuando se funde una bombilla se ilumina un testigo como éste. En función del grado de sofisticación, el sistema puede identificar la bombilla fundida con mayor o menor precisión -mediante un mensaje en la pantalla multifunción-.

Star&Stop no disponible: muestra en la instrumentación cuando el conductor desactiva voluntariamente el sistema que para el motor, mientras el vehículo está detenido o dicho sistema no puede funcionar por otras cuestiones. Por ejemplo, cuando el motor aún no ha alcanzado la temperatura de régimen óptima o el climatizador se ha ajustado a una temperatura muy baja.

Sin líquido lavaparabrisas: el sensor del depósito detecta que éste se ha agotado. Su función es importante para que la visibilidad del conductor sea en todo momento óptima.

Descanso recomendado: cada vez más coches incorporan un sistema que analiza los movimientos del volante y detecta cuando el conductor parece estar somnoliento o agotado. Entonces, este icono se ilumina en la instrumentación, junto con una leyenda que recomienda realizar una pausa y descansar.

Luces largas: alumbrado de carretera encendido. Es azul porque es el color que más destaca de noche. No pueden utilizarse en poblado. En autopistas y autovías también hay que cambiarlas por las cortas siempre que venga otro vehículo de frente, aunque haya mediana.

Luz de carretera automática: las luces largas están en modo automático y se encenderán en cuanto la cámara que las controla detecte que no deslumbrarán a nadie.

Marcha recomendada: actualmente es obligatorio que todos los coches cuenten con un indicador de marcha recomendada… si bien hay mucha variedad de iconos.

Alerta de cambio de carril: El sistema de aviso de abandono de carril cuenta con un icono que cambia de color. Es naranja mientras está encendido, y se ilumina en verde cuando detecta las líneas y comienza a funcionar.

Control de crucero: en verde, significa que el sistema está encendido y manteniendo la velocidad programada. Si se trata de un control de crucero con radar, suele emplearse este otro icono.

Asistente de ángulo muerto: a diferencia del testigo del LDW, este icono se ilumina en verde cuando el sistema está activo… y solo se enciende en ámbar cuando se detecta una avería.

Pisar el freno: este pictograma solo puede verse a bordo de coches con cambio automático. Se ilumina en ámbar cuando la palanca se encuentra en P, indicando que para moverla es necesario pisar el freno. Al hacerlo, la lámpara cambia a color verde. Este sistema de seguridad, denominado Interlock, evita que un coche automático comience a moverse sin nadie al volante.

Alumbrado antiniebla delantero y trasero: se distingue por la linea vertical ondulante. Las luces antiniebla delanteras, el trazo apunta hacia abajo, dando a entender que se trata de una luz de corto alcance. La luz antiniebla trasera es ámbar porque si se emplea sin niebla, resulta muy molesta para los demás conductores.