Si vas a pasar la Semana Santa en Portugal, atento a cómo se pagan los peajes

Te contamos cómo funciona el peculiar sistema de pago de peajes del país vecino para viajar sin temor a recibir una multa

MadridActualizado:

Portugal es un país que tenemos cerca y que cuenta con lugares realmente fantásticos que conocer, pero mucha gente se echa para atrás por el engorro que suponen los peajes lusos, sobre todo, si a la vuelta de las vacaciones te encuentras con una desagradable sorpresa en el buzón.

Las autopistas de peaje convencional de Portugal son como las españolas. Cada tramo tiene un punto de control y hay unas cabinas en las que se puede pagar de tres maneras:

-Carril de Adherentes (Vía verde): es como nuestro carril de «telepeaje». Si disponemos de un dispositivo electrónico de pago instalado en el coche, simplemente tendremos que pasar por estos carriles que están indicados con unos rótulos verdes y unos carriles lumiosos en la calzada. A diferencia de los españoles, los lusos no tienen barrera, pero debemos circular a menos de 60 km/h en ese tramo para que la lectura sea correcta. Si vamos más rápido un radar nos multará.

-Cabinas automáticas: podremos pagar con tarjetas o monedas.

-Cabinas manuales: una persona nos realiza el cobro con tarjeta o en efectivo.

En este tipo de autopistas de peaje, la única diferencia con los que ya conocemos en España es que puede que nos encontremos con la sorpresa de que nos cobran una barbaridad por nuestro coche. Esto se debe a que la mayoría de los SUV y monovolúmenes en Portugal son considerados vehículos de clase 2 y pagan el doble de peaje que los turismos convencionales, tal y como lo detallan desde Autocasión.

Pero la dificultad para pagar los peajes en el país vecino es con las antiguas autovías gratuitas y que ahora son de peaje electrónico y que denominan SCUT (Sem Custo para o UTilizador, sin coste para el usuario), puesto que era su nombre originalmente aunque, ahora, sí tienen coste para el usuario. Por este motivo, aún persisten las dificultades para abordar el pago de los peajes en Portugal, no solo por la posibilidad de que alguien pretenda saltárselos adrede, si no para todas aquellas personas que desconocen el sistema de pago del país vecino. Y más cuando en estas vías de peaje electrónicas ya no se puede salir, ni pagar de ninguna forma.

Para evitar este problema conviene conocer las diversas herramientas existentes para afrontar los peajes:

1. Vía Verde: El más fácil es el dispositivo de telepeaje español. Los conductores españoles que cuenten en sus vehículos con dispositivo de telepeaje Vía T para pagar sin detenerse en las cabinas de cobro de las autopistas españolas, pueden usarlo tanto en las autovías como en las autopistas lusas (siempre consultando previamente a tu emisor para verificar su validez), en este último caso circulando por el carril Vía Verde.

En caso de no estar en su posesión, se puede alquilar el dispositivo temporal Vía Verde Visitors (6 euros durante la primera semana y 1,5 euros por cada semana adicional, con fianza reembolsable de 27,5 euros). Consumo en función del uso y con 90 días de validez.

2. «Easytoll»: También existen el sistema denominado «Easytoll», para el que necesitas una matrícula y una tarjeta bancaria asociadas a tu vehículo. Su uso es sencillo pero requiere desplazarse hasta una de las cuatro cabinas existentes en todo Portugal para asociar la matrícula del coche a una tarjeta bancaria, para que cada vez que la placa sea leída por las cámaras de las autovías se haga el cargo del peaje.

En el momento de la adhesión, que será válida durante 30 días, se expedirá un resguardo comprobante del pago, que deberá conservar. Será posible corregir matrículas o cancelar la adhesión a través del Call Center o desde la página oficial y solamente pagas por lo que usas. El conductor, sin tener que salir del coche, introduce la tarjeta bancaria en el terminal de pago y el sistema asocia automáticamente la matrícula del vehículo a la tarjeta bancaria. El conductor tiene siempre la posibilidad de alterar matrículas o cancelar la adhesión.

3. «Tollservice»: La tercera opción es el «Tollservice», un servicio que funciona como una tarjeta prepago durante tres días y se asocia a una matrícula igualmente. El coste fijo es de 20 euros y es un titulo de prepago para las rutas definidas con origen/destino en los aeropuertos de Porto e Faro, que se realicen en las fechas predefinidas. Se puede conseguir en la página oficial de Toll Service, en la frontera de Vilar Formoso, en las áreas de servicio de la autopista A24, en los aeropuertos de Porto y Faro o en IKEA Matosinhos.

4. «Tollcard»: Finalmente, existe la «Tollcard», una tarjeta por un año, recargable. Funciona como la anterior pero con una vigencia de un año y puede ser recargada. Cada vez que se usa baja su saldo. Se vende en las oficinas de correos de Portugal, en áreas de servicio o en la web tollcard.pt.

Previamente cargada con 5, 10, 20 o 40 euros, su activación y asociación a la matrícula la tienes qe realizar mediante el envío de un SMS desde un móvil siguiendo las instrucciones de la tarjeta. Existe la posibilidad de activar más de una tarjeta, con acumulación de saldos para un mismo vehículo. El cliente también recibirá un SMS que le avisará cuando se acabe el saldo.