SEGURIDAD VIAL

Los seguros advierten de la posible peligrosidad de los coches autónomos

En un vídeo Tatcham Research explica cómose puede producir un accidente su el conductor no permanece alerta

Actualizado:

Los recientes accidentes, ya con fallecidos, provocados por coches autónomos, están poniendo en entredicho la fiabilidad de estos sistemas.

Ya se ha producido el primer atropello mortal en el que se ve implicado un coche autónomo. El accidente sucedió el pasado mes de marzo en Tempe (Arizona), cuando el coche se encontraba circulando en modo autónomo, aunque con un operador humano en su interior. Ya en el año 2017 la compañía Uber anunciaba que suspendía temporalmente su programa de prueba de vehículos sin conductor tras una colisión de uno de sus automóviles.

Por este motivo, la empresa Thatcham Research se cuestiona en un artículo titulado "El coche autónomo, un peligro para las carreteras de U.K." si realmente estos vehículos son capaces de circular de forma segura en la carretera, y recomienda que pese a los avances tecnológicos los conductores deben permanecer siempre alerta.

Así, en un vídeo difundido a través de Youtube esta aseguradora exolica lo que ocurriría cuando un modelo Tesla autónomo circula por una carretera, el coche que hay delante cambia de carril y se encuentra con uno que se encuentra estacionado. El resultado es que el vehículo, sin la supervisión de un humano, no frena a tiempo y choca, según recoge Infotaller.

De este modo, el informe de Thatcham Research para la asociación británica de aseguradoras de coches subraya que la comercialización de estos vehículos puede hacer creer a los usuarios que pueden circular sin conductor, cuando en realidad no es así.

Parece que el coche autónomo ha llegado, pero todavía necesita superar demasiados puntos negros para ser una verdadera realidad. ¿El principal inconveniente? Un coche y una persona no afrontan la conducción de la misma manera. Otro punto negro de calibre a superar será, previsiblemente, su elevado precio de venta al público, al menos durante los primeros años. Finalmente, y quizás el más importante: el coche autónomo presenta fallos en la conducción nocturna, con lluvia, nieve y niebla. Y aunque parezcan ya demasiadas trabas en el camino del coche autónomo, todavía hay más.