Del SEAT 600 al Ibiza: así han evolucionado los elementos de seguridad

El cinturón solo estaba en las plazas delanteras, y se utilizaba para conducir en carretera

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Muchos de los vehículos que a día de hoy tienen entre 40 y 60 años han sido pioneros tanto en cuanto a diseño como por su practicidad. En la actualidad se buscan coches lo más versátiles posible, que sirvan tanto para el trabajo como para ir a la compra, y con capacidad suficiente como para llevar a toda la familia y sus maletas, pero que al mismo tiempo sea manejable para moverse en una ciudad congestionada.

Coches como el SEAT 600 cumplieron en su día con la mayor parte de estos cometidos, auque si echamos la vista atrás, nos sorprenderían tanto la falta de sistemas de seguridad que hoy consideramos imprescindibles, como determinados comportamientos que hoy consideraríamos inadmisibles. Por ejemplo, ir a la playa en un utilitario de cuatro/cinco plazas con siete personas a bordo, y sin cinturones de seguridad en la banqueta trasera. Es más, el cinturón de seguridad delantero tan solo era obligatorio para desplazarse en carretera.

Lo cierto es que 60 años dan para mucho en materia de seguridad. Los coches de hoy en día no tienen nada que ver con los de antaño. Y un buen ejemplo lo podemos ver si comparamos un SEAT 600 D de 1963 con el SEAT Ibiza FR. Estos son algunos ejemplos:

Airbag y reposacabezas

«El SEAT 600 no incorpora reposacabezas», recuerda Luzón, responsable de Seguridad Pasiva de SEAT. Es un elemento muy importante pues, en caso de colisión posterior a baja velocidad, evita que la cabeza vaya hacia atrás y se produzcan los temidos latigazos cervicales. Además, el SEAT Ibiza puede llegar a tener hasta seis airbags. El SEAT 600 no tenía ninguno ya que esta tecnología se generalizó a partir de la década de los ’90.

Cinturones de seguridad

Fue desarrollado en los años ’60. Pero al principio se trataba de «una cinta inextensible que teníamos que adaptar a nuestro cuerpo», explica Luzón. Ahora es distinto, porque es este elemento de seguridad pasiva el que se adapta a nuestro cuerpo y no al revés. Ello aporta más seguridad en caso de colisión, ya que el actual sistema retiene al pasajero instantáneamente y no deja espacio alguno entre el cinturón y el cuerpo.

Frenos

El sistema de frenado tampoco tiene nada que ver entre ambos modelos. El SEAT 600 incorporaba frenos de tambor «con una potencia de frenado muy inferior a la actual», explica Luzón. Los vehículos de hoy día, en cambio, «tienen discos de gran tamaño». Además, sus neumáticos son mucho más anchos, «lo que les hace más seguros al tener más superficie de contacto con la carretera», y disponen de ABS, un sistema que impide que el coche patine durante la frenada.

Carrocería

La carrocería es otro de los elementos fundamentales en la seguridad de un vehículo, y su evolución en las últimas décadas es más que evidente. Tan solo es necesario comparar la anchura de las estructuras. Es el caso por ejemplo de la puerta, que hoy en día es mucho más ancha ya que «incorpora elementos de seguridad que protegen mucho mejor que antes en caso de colisión».

A día de hoy, pues, estamos a un nivel máximo de protección a los ocupantes. «El próximo salto es anticiparse, que el coche vea realmente lo que va a suceder y se avance a ello», concluye Luzón. Se abre así una nueva era con una tecnología inimaginable para la época del mítico 600.