Así se recicla el aluminio que «da vida» a los coches del mañana

El proceso, que forma parte del proyecto Reality, se está probando actualmente en prototipos de preproducción del Jaguar I-PACE

MADRIDActualizado:

En la mente de muchos está la imagen de los desguaces de coches de las pelñiculas, en los que unas enormes pinzas «estrujan» los restos oxidados de los coches hasta convertirlos en una masa metñalica irreconocible. Pero el proceso de reciclaje de un coche es algo mucho más complejo, que algunas marcas tienen en cuenta incluso endurante el proceso de fabricación de sus nuevos modelos.

Un ejemplo es la marca Jaguar Land Rover, que está desarrollando la próxima fase de su estrategia en ciclo cerrado del aluminio con una innovadora iniciativa de reciclaje que transforma los coches de hoy en vehículos del mañana.

El proyecto denominado «Reality» tiene como objetivo recuperar aluminio de los vehículos de segunda mano de Jaguar y Land Rover para transformarlo en un nuevo material de alta calidad con el que fabricar sus nuevos vehículos.

El proceso se está probando actualmente en prototipos de preproducción del Jaguar I-PACE a los que ya se habían retirado las baterías. Estas baterías también logran tener una segunda vida gracias a un proceso que está desarrollando Jaguar Land Rover, mientras que la chatarra de los vehículos se organiza y separa en función del material del que está compuesto con sensores de alta tecnología de Axion. Una vez separada, la chatarra de aluminio, esta se funde y comienza el proceso de transformación.

Cuando este proyecto esté a total rendimiento, se espera que REALITY reduzca el impacto de CO2 de la producción al tiempo que disminuya la cantidad de aluminio virgen que se necesite para fabricar un nuevo vehículo. Jaguar Land Rover ya ha reducido el CO2 producido por la fabricación global en un 46 % por vehículo y ahora reitera su compromiso con un proceso constante de descarbonización.

Además, este novedoso proyecto se ha desarrollado mano a mano con Innovate UK, lo que permite a Jaguar Land Rover ampliar su economía en ciclo cerrado del aluminio. Entre septiembre de 2013 y enero de 2019, se han procesado unas 300.000 toneladas de chatarra en ciclo cerrado para transformarse en la arquitectura ligera con un elevado contenido de aluminio reciclado procedente de otros vehículos de todas gamas de la marca, incluido el XE.

En 2014, el Jaguar XE se convirtió en el primer vehículo del mundo en utilizar una aleación de aluminio RC5754 en los paneles de su carrocería, que contiene hasta un 75 % de aluminio reciclado.

La mitad de la estructura de la carrocería del XE se compone de aleaciones de aluminio que contienen una importante cantidad de aluminio reciclado. Esto ha sido posible gracias a un sistema de fabricación en ciclo cerrado que se implantó en las instalaciones de la amrca en Reino Unido y Eslovaquia.

En un futuro de movilidad autónoma, conectada, eléctrica y compartida (ACES), habrá más posibilidades de reciclaje con el proyecto REALITY, puesto que Jaguar Land Rover podrá planificar la retirada de sus flotas de Car Sharing. De esta forma, la compañía podrá incorporar el reciclaje en ciclo cerrado en los ajustados calendarios de producción: los vehículos podrán recuperarse, descontaminarse y triturarse en masa para llegar a una situación comercial viable en la que pueda usarse el aluminio reciclado de Jaguar Land Rover en sus propias instalaciones.

Jaguar Land Rover utiliza actualmente 180.000 toneladas de aluminio al año, un pequeño porcentaje de las 80 millones de toneladas que se producen anualmente en el mundo. El aluminio es uno de los materiales más reciclados, puesto que sigue en uso el 75 % de todo el aluminio que se ha producido hasta la fecha.