Primeras conclusiones del accidente mortal del Tesla Model S

El primer informe realizado por las autoridades estadounidenses esclarece algunos aspectos del incidente como, por ejemplo, que el vehículo superaba en 14 km/h la velocidad máxima permitida en la carretera

MadridActualizado:

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE.UU. (NTSB), que investiga el accidente que tuvo un Tesla Model S el pasado mes de mayo y que le costó la vida al conductor, ha publicado un informe preliminar que permite conocer algunos detalles sobre este suceso. El accidente investigado tuvo lugar en Florida, donde un Tesla Model S en modo de autoconducción chocó contra el remolque de un camión ya que ni el conductor ni el sistema de conducción automática de Tesla fueron capaces de detectar el vehiculo.

Según el ente americano, en el momento del accidente el Tesla Model S circulaba por encima de la velocidad máxima de la vía. Una carretera con un límite de 105 km/h por donde el conductor circulaba a 119 km/h en el momento de la colisión. De esta forma se clarifica uno de los aspectos más controvertidos tras el choque, con algunas fuentes indicando que el coche circulaba a mucha mayor velocidad, se hablaba de 160 km/h, mientras otras señalaban que lo hacía a la velocidad legal de la vía según publica forococheselectricos.com.

La otra cuestión que indica el informe es que durante el accidente, el sistema «autopilot» estaba conectado. Un sistema que la propia agencia americana identifica como «Traffic-Aware Cruise Control and Autosteer». Algo así como un sistema de control de crucero inteligente con capacidad de dirección automática, que además, como indica el informe, es capaz de frenar en caso de emergencia. No indica nada de autónomo, ni tampoco utiliza la denominación comercial «autopilot».

En los primeros datos del informe, que todavía está siendo redactado, indican que el Tesla Model S se estrelló contra el remolque del camión porque este realizó un giro perpendicular en una carretera de cuatro carriles. Posteriormente, recorrió 90 metros hasta chocar contra un poste de la electricidad, que rompió, recorriendo otros 15 metros más. Todo en un día seco y con buenas condiciones de luz.

De momento, se trata de una investigación en curso, por lo que no hay conclusiones de cuáles fueron las causas del accidente. Un grupo de técnicos de la NTSB se ha desplazado hasta el lugar de los hechos para analizar la escena, recopilando información del propio coche. Aunque según aclara el informe preliminar se tardará un año en resolver el caso, se espera que se puedan conocer con exactitud los motivos del accidente del Tesla Model S.