Operación SalidaDrones y helicópteros te vigilarán en esta Operación Salida, ¿sabes cómo funcionan?

Un total de tres drones certificados por el Centro Español de Metrología (CEM) y ocho helicópteros «Pegasus» de la DGT son los que sobrevolarán las carreteras durante estos días en busca de infracciones

S. M.
MadridActualizado:

Con motivo de la festividad de ámbito nacional el jueves 15 de agosto y el puente festivo que se origina por la proximidad del fin de semana, la Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha un operativo especial de regulación, ordenación y vigilancia del tráfico que se inicia a las 15 horas de mañana miércoles y finaliza a las 24 horas del domingo 18 de agosto. El objetivo de dicho operativo es dar cobertura de seguridad a los 7,8 millones de desplazamientos de largo recorrido que se producirán durante estos días por carretera. Por ese motivo, tanto drones como helicópteros «Pegasus» vigilarán nuestros viajes, y cabe recordar cuál es su función y qué tipo de multa me pueden poner.

En primer lugar, la DGT dispone de ocho helicópteros para vigilar el territorio español. Se trata de un radar aéreo, que funciona desde marzo de 2013, y, a diferencia de lo que ocurre con un radar fijo, con el que únicamente se puede controlar un punto concreto de la carretera, este sistema ayuda a las autoridades a vigilar cientos de kilómetros de carretera en un vuelo de apenas dos horas de duración.

Está compuesto por dos cámaras que trabajan a la vez: la primera es panorámica y se encarga de seguir el movimiento de un vehículo y determinar su velocidad; mientras que la segunda, que cuenta con un teleobjetivo de largo alcance, sirve para visualizar la matrícula del mismo o, incluso, determinar si un conductor circula sin cinturón o está utilizando el teléfono móvil. Estos sistemas son operativos a más de 300 metros de altura y son capaces de detectar infracciones en vehículos que se encuentran a una distancia en línea recta de un kilómetro.

Los drones multan, pero con ciertas limitaciones

Por otro lado, los drones están destinados a la vigilancia del tráfico en aquellos tramos donde el riesgo de accidentabilidad es mayor; en las carreteras donde hay un mayor tránsito de usuarios vulnerables, en particular de ciclistas, motociclistas y peatones y a la supervisión de distracciones durante la conducción. Actualmente el organismo cuenta con 11 drones, 3 de ellos certificados por el Centro Español de Metrología (CEM) que son los que van a comenzar a denunciar y los 8 restantes seguirán utilizándose para la regulación y gestión del tráfico.

Por lo tanto, estos drones sí multan, pero con ciertas limitaciones. Y es que estas pequeñas aeronaves, teledirigidas desde tierra por operadores específicamente formados, vienen a completar las labores de vigilancia que realiza la flota de helicópteros de la DGT sobre más de 160.000 kilómetros de carreteras en el territorio nacional. La altitud operativa estos drones es de hasta 120 metros, tienen una autonomía de 20 minutos, un radio de acción de 500 metros y equipan cámaras de alta definición con un alcance de visión de hasta 7 kilómetros.

De esta manera, la misión los drones es vigilar y registrar todo tipo de infracciones como utilización del móvil, no utilizar el cinturón de seguridad, no respetar señales como el ceda el paso, circular sobre zonas cebreadas, etcétera, (excepto excesos de velocidad ya que no disponen de radar) de vehículos en las carreteras para posteriormente sancionarles.

De hecho, la infracción captada por la cámara de estos por drones podrá ser notificada en el acto por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil o ser tramitada posteriormente por las autoridades competentes. Todas ellas, dispondrán del fotograma correspondiente con la evidencia de la infracción cometida por el conductor.