Operación SalidaCómo sobrevivir a un viaje en coche en familia

La improvisación a la hora de viajar está muy bien pero no precisamente en un desplazamiento de estas características

MadridActualizado:

Para superar con éxito una Operación Salida en verano y disfrutar del merecido descanso hay que cuidar que haya un buen ambiente desde el inicio. Cosas tan sencillas como regular correctamente la temperatura del coche o distribuir bien el equipaje pueden ayudar a mejorar el ánimo de los viajeros. Nunca se debe dejar todo para el último momento y, menos, un viaje en familia. La improvisación a la hora de viajar está muy bien pero no precisamente en un desplazamiento de estas características.

Es primordial planificar bien el viaje, buscar las rutas más seguras y directas y establecer con anterioridad las paradas necesarias en lugares apropiados. De esta manera, se evita el perderse por no conocer bien el trayecto, con lo que eso supone en materia de desesperación familiar. Además, tener en cuenta con antelación los sitios en los que se van a realizar los descansos hará que no se deje para el último momento esta elección y que se pare en lugares poco adecuados. Si se utiliza el navegador, es primordial programar la ruta antes de comenzar el viaje y nunca mientras se conduce.

Sin duda alguna, el refrán «a quien madruga Dios le ayuda» se cumple 100% en un viaje en familia. Las horas más tempranas son las mejores para viajar en coche en primanvera y verano: hay menos calor, menos tráfico y los niños dormirán parte de trayecto. Por esto, a la hora de embarcarse en una aventura familiar, es mejor hacer un esfuerzo, puesto que se verá recompensado. Cuando vayan apuntando los primeros rayos de sol, hay que tener a mano las gafas de sol y no tener que buscarlas en la guantera mientras se conduce.

Lo más importante al viajar con niños es disponer de un sistema de retención infantil homologado según la edad, peso y altura del niño antes de planificar cualquier viaje en coche. El uso de sillas infantiles es obligatorio para niños de hasta 1,35 metros de altura, aunque se recomienda su utilización hasta que alcanzan 1,50 metros. Si no lo usas estarás poniendo en riesgo la seguridad del menor y te podrán poner una multa de 200 euros con retirada de tres puntos del carné de conducir.

Del mismo modo, tanto si es con los más pequeños como con personas mayores, hay que prever más tiempos de descanso para hidratarse e ir al baño. Otra clave está en mantener una temperatura suave, en torno a los 24 grados. De esta forma, además, se podrán evitar los cambios drásticos de temperatura e impedir así lesiones, dolores y enfriamientos.

La comida pesada, calórica, flatulenta o con muchas grasas se desaconseja antes de iniciar cualquier viaje. Desde el RACE añaden que provoca mareos y es muy posible que te cause malestar. Es mejor evitarlo ofreciéndole alimentos ligeros, de buena digestión, y en pocas cantidades.

Con el fin de evadir posibles problemas con el coche, que provoquen parones inesperados, que desaten la tensión en la familia…, es primordial que el vehículo esté en en perfectas condiciones, tanto si se va a realizar un desplazamiento corto como largo. En este sentido, es básico revisar los neumáticos, comprobar el dibujo, si existen deformaciones, la presión, etc. Por otro lado, otro de los elementos clave son los frenos. Es necesario comprobar el nivel de desgaste de las pastillas, y en líneas generales el estado que presenta el disco de freno. Dentro del compartimiento del motor se tendrán que ajustar los niveles de: aceite motor, líquido de dirección, refrigerante y limpiaparabrisas. Por otro lado, en cuanto a los dispositivos eléctricos se hará hincapié en el sistema de alumbrado y señalización. Así como las luces de la matrícula, entre otros elementos.