OPERACIÓN SALIDAClaves para circular si quedamos atrapados en un atasco

La medida más importante es guardar una separación frontal suficiente para frenar sin alcanzar al vehículo que va delante

MADRIDActualizado:

Los viajes por carretera son los preferidos para los desplazamientos durante los días de desplazamientos cortos, como la Semana Santa o los puentes. Es por eso fundamental seguir una serie de recomendaciones, como las que se incluyen en este vídeo, con las que será más probable que, por lo menos, podamos evitar una colisión por alcance.

En primer lugar es necesario guardar una separación frontal suficiente para frenar sin alcanzar al vehículo que va delante. Es la medida más importante en un embotellamiento: en la distancia está su seguridad.

Para calcularla deberemnos tomar como referencia un punto fijo en la vía y contar dos segundos (por ejemplo, diciendo en alto o mentalmente 1101, 1102...) desde que pase el vehículo con el que guardar la distancia hasta que llegue el nuestro. Pero si las condiciones meteorológicas son malas o el firme está mojado, deberemos prolongar esta cuenta hasta los tres o cuatro segundos. Esta separación nos dará cierto margen para mantener la distancia con el vehículo que nos precede.

Cuando nos aproximemos a la retención, adaptaremos la velocidad dejando de acelerar y pisando el freno aumentando progresivamente la intensidad sobre el pedal. Así también advertremos a los conductores que nos siguen para que también reduzcan la velocidad. Además, consumiremos menos combustible y evitaremos desgastes prematuros de las piezas del embrague.

Dentro el atasco, usaremos el embrague solo cuando sea necesario –antes de detenerse y para reanudar la marcha– y ssoltaremos el pedal con suavidad, evitando ‘tirones’. No conviene mantener el embrague pisado y la marcha engranada, ya que desgastará la mecánica innecesariamente.

Al reanudar la marcha, aunque la congestión parezca desvanecerse, deberemos estar alerta. Nunca se debe acelerar bruscamente para intentar recuperar tiempo perdido, ya que el atasco puede reaparecer más adelante. En su lugar, aceleraremos un poco menos que el vehículo que va delante manteniendo la separación y dosificando las frenadas.

Otro recurso útil en las retenciones es el de tratar de mantener la vista varios vehículos por delante, para asi poder anticiparnos y reaccionar a tiempo para evitar situaciones de riesgo y detenciones innecesarias.

Hay que mirar regularmente por los espejos retrovisores para tomar medidas ante un posible alcance (advertir con las luces de frenado, aumentar la separación frontal, buscar escapatorias...).

Finalmente, hay que recordar que los comportamientos agresivos como los cambios bruscos de carril y el abuso del claxon no ayuda a avanzar y generan nervios en los demás. Y sobre todo, para evitar la generaciónd e atascos y molestias a los demás vehículos que circulan por la misma vía, hay que recordar que como norma general, no se circula por el carril izquierdo.