El nuevo Audi A8 de pruebas con el sistema AI traffic jam pilot
El nuevo Audi A8 de pruebas con el sistema AI traffic jam pilot

Con el nuevo Audi A8 empieza la conducción autónoma

La nueva berlina de lujo conducirá sola en autopistas hasta una velocidad de 60km/h gracias al Audi AI traffic jam pilot

MadridActualizado:

La carrera por liderar la conducción autónoma está abierta. Si hace poco más de un mes –a finales de julio- Mercedes-Benz anunciaba que su nueva Clase S sería capaz de circular en autopistas con tráfico denso hasta una velocidad de 60km/h durante 30 segundos, es ahora Audi quien acaba de anunciar que su equivalente, el nuevo Audi A8 hará lo propio pero por tiempo, en principio indefinido, mientras dure la situación de tráfico denso.

Comienza la conducción autónoma

Con el nuevo Audi AI traffic jam pilot, la marca de los cuatro aros presenta el primer sistema del mundo que permite una conducción automatizada condicionada SAE nivel 3. Es decir, el vehículo puede encargase de las tareas que requiere la conducción en situaciones de tráfico denso en autopista a velocidades de hasta 60 km/h. Con el asistente conectado el conductor no necesita vigilar constantemente el vehículo y la carretera, simplemente debe permanecer alerta y ser capaz de asumir el control cuando el sistema lo requiera y mientras tanto puede centrarse en otra actividad de las que ofrece el sistema de infotainment del vehículo.

De esta forma el sistema puede arrancar desde parado, acelerar, controlar la dirección y los frenos manteniendo el vehículo dentro del carril. También puede manejar situaciones como vehículos que se interponen en la trayectoria o cambian de carril de forma repentina.

El sistema está tan desarrollado que incluye una cámara que vigila al conductor para que si éste no puede coger el control del coche, activar una tercera fase que llegue a detener el coche por completo y llamar a los servicios de emergencia.

Aunque todo ello si las leyes del país lo permiten porque una de las cuestiones más peliagudas de la conducción autónoma es la legal.

El funcionamiento

Para que el Audi AI traffic jam pilot pueda conectarse y funcionar, deben cumplirse las siguientes condiciones:

- Que el A8 circule por una autopista o una carretera de varios carriles con una barrera física de separación entre calzadas.

- Que el tráfico en todos los carriles sea denso, con los coches circulando en caravana

- La velocidad del vehículo no debe superar los 60 km/h

- Ningún semáforo o peatón ha de encontrarse en el rango de visualización de los sensores del vehículo

Si se cumplen estas condiciones, una señal luminosa indicará al conductor que el sistema está disponible: en primer lugar, el botón Audi AI en la consola del túnel central se iluminará con una luz blanca. A continuación, en el Audi virtual cockpit aparecerá un mensaje de texto junto con unas guías intermitentes de luz blanca que representan el carril en los lados izquierdo y derecho. El icono AI en el cuadro de instrumentos digital también se ilumina de color blanco.

Una vez que el conductor activa el traffic jam pilot pulsando el botón AI, las luces se vuelven verdes. El Audi virtual cockpit muestra una estilizada vista trasera del coche y unas marcas difuminadas en la carretera. La velocidad del vehículo se muestra digitalmente con números a la derecha de la pantalla, y representada mediante un gráfico con forma de barra horizontal en la parte inferior de la instrumentación. La iluminación verde de los bordes del cuadro de instrumentos y en el icono AI simboliza el funcionamiento del sistema.

Mientras está activo, el Audi AI traffic jam pilot se encarga de mantener al A8 en su carril. El sistema controla el arranque de nuevo tras una parada, la aceleración, la dirección y los frenos, por lo que el conductor puede relajarse. En esta situación, el conductor puede levantar el pie del acelerador y retirar sus manos del volante durante períodos de tiempo más largos y, de acuerdo con la normativa aplicable en cada país, recurrir a otras actividades de las que ofrece el sistema de infotainment a bordo del vehículo. En Alemania, por ejemplo, los conductores pueden visualizar programas de TV y DVDs en la pantalla de 25,7 cm (10,1 pulgadas) de la consola central, y utilizar todos los servicios de Audi connect. Pueden desviar su atención del tráfico y del volante para realizar tareas como contestar su correo electrónico, escribir mensajes, atender su calendario de citas, leer las noticias o planear sus vacaciones.

Gracias a la gran cantidad de sensores, el Audi AI traffic jam pilot controla incluso las situaciones más exigentes, como vehículos que se colocan por delante en el carril de forma repentina. Si el sistema detecta un obstáculo en la zona delantera del vehículo, el A8 lo esquivará si existe espacio suficiente dentro del carril para hacerlo. De lo contrario, frenará el vehículo hasta detenerlo.

El estilo de conducción del asistente Audi AI traffic jam pilot no considera cambios de carril. De hecho, el sistema ni siquiera está diseñado para ello: tan pronto como el conductor activa un intermitente, el traffic jam pilot responde requiriendo al conductor que tome el control del vehículo. El monitor de a bordo apaga la imagen, el sistema de infotainment reduce el volumen y el conductor recibe la indicación de recuperar las tareas de la conducción volviendo a agarrar el volante, lo cual se detecta a través de un sensor capacitivo. El sensor de par de giro en el volante, y los sensores en el acelerador y en los frenos también registran la actividad del conductor.

¿Preparado para asumir el control? Detección de la disponibilidad del conductor

El A8 está equipado con un sistema que detecta si el conductor está disponible para recuperar el control del vehículo. Mientras que el Audi AI traffic jam pilot está activado, monitoriza constantemente si el conductor está preparado para retomar el volante. El sistema utiliza la cámara instalada en la parte superior de la instrumentación, que analiza distintos criterios, incluyendo la posición y el movimiento de la cabeza, así como los ojos. Por ejemplo, si los ojos del conductor permanecen cerrados durante un largo período de tiempo, el sistema le requiere para que se prepare de cara a asumir los mandos del vehículo. Las actividades que no están respaldadas por un equipamiento instalado a bordo, como leer un periódico, normalmente no están permitidas. La visualización de la cabeza del conductor en esta situación queda obstaculizada para la cámara de monitorización, por lo que el sistema le pedirá al conductor que se haga cargo de la conducción.

Aviso para asumir la conducción: tres fases

Cuando el traffic jam pilot requiere al conductor que se haga cargo de la conducción, éste tiene unos 10 segundos para responder, en función de la situación. En una primera fase, una luz roja intermitente en el borde superior del Audi virtual cockpit, el icono AI en el cuadro de instrumentos digital y el LED en el botón Audi AI se iluminan en color rojo, y se emite una sutil señal acústica de advertencia.

Si el conductor ignora este primer aviso le sigue la fase dos, una advertencia “aguda” con una señal más perceptible y distintiva, acompañada de una bajada del volumen del equipo de audio, y el mensaje de texto “Traffic jam pilot: finalizado. ¡Por favor, retomar el control del vehículo!” aparece en el Audi virtual cockpit. Al mismo tiempo, el A8 ralentiza su marcha, primero de forma suave y luego más notoria, y el conductor siente cómo el cinturón de seguridad se tensa ligeramente tres veces.

Si el conductor permanece pasivo, por ejemplo debido a un problema de salud, se inicia la fase final, una intervención de emergencia. La señal de advertencia se vuelve más aguda y penetrante, y el cinturón de seguridad se tensa por completo. El A8 disminuye la velocidad manteniéndose en el carril hasta detenerse por completo, y al mismo tiempo enciende las luces de emergencia. Una vez que el vehículo se ha detenido completamente, el sistema activa el freno de estacionamiento, selecciona la posición P en el cambio tiptronic, desbloquea las puertas, enciende la luz del habitáculo y envía una llamada de emergencia a través de la red móvil si no se detecta respuesta por parte del conductor. Este tipo de parada de emergencia en una situación de circulación en tráfico denso tiene sentido porque evita que el A8 continúe su movimiento sin posibilidad de control por parte del conductor.

En ensayos realizados con conductores, la mayoría respondieron durante la primera fase de la solicitud de asumir el control del vehículo. El traffic jam pilot permanece en espera hasta que el conductor lo desconecta a través del botón Audi AI. Si las condiciones son idóneas para poder activarlo de nuevo, el sistema indica su disponibilidad en el Audi virtual cockpit. El conductor sólo tiene que retirar de nuevo las manos del volante para que el traffic jam pilot vuelva asumir el control.

Mientras el traffic jam pilot está activado, la velocidad del Audi A8 está limitada a 60 km/h. Si el tráfico comienza a despejarse y los vehículos que circulan delante aceleran, el sistema permanece activo durante unos segundos más después de emitir un aviso, hasta que el conductor tome el relevo.

La tecnología

Completamente conectado: los sensores del nuevo Audi A8

El requisito básico para la utilización del traffic jam pilot en el Audi A8 es la detallada recopilación de datos sobre el entorno que rodea el vehículo. Para ello, el sedán de lujo cuenta con un completo conjunto de sensores:

- doce sensores de ultrasonidos en el frontal, los laterales y la parte trasera,

- cuatro cámaras de 360 grados en el frontal, la trasera y los retrovisores exteriores,

- una cámara frontal en el borde superior del parabrisas, - cuatro sensores de radar de medio alcance en las esquinas del vehículo,

- un sensor de radar de largo alcance en la parte delantera,

- un escáner láser en la parte delantera,

- una cámara de observación del conductor en la parte superior del cuadro de instrumentos.

Alta tecnología: el controlador central de los sistemas de asistencia al conductor (zFAS)

Los datos del escáner láser y del resto de sensores se procesan en el controlador central de los sistemas de asistencia al conductor, conocido como zFAS. El computador, del tamaño aproximado de una tablet, monitoriza de forma continua las señales para crear una imagen del entorno del vehículo. Esta unidad de control tiene, por sí sola, mayor potencia de procesamiento que todos los sistemas juntos del anterior Audi A8. Los datos recogidos de los sensores se combinan en la unidad zFAS para crear un modelo sofisticado del entorno. Para aumentar aún más la seguridad durante la conducción automatizada, Audi ha diseñado el sistema de forma redundante, para que utilice una segunda fusión de los datos en la unidad de control del radar de largo alcance, donde también se procesan los datos de otros sensores.