Por qué no te deberías saltar los peajes y límites de velocidad si viajas al extranjero

Si no respetas las normas de cada uno de los estados de la UE te puede llegar a casa una multa

MADRIDActualizado:

Se calcula que el fraude por no pagar el peaje cuando se viaja al extranjero, dentro de la Unión Europea, asciende a unos 300 millones de euros al año. O mejor dicho, ascendía, porque las autoridades comunitarias han tomado cartas en el asunto, y el itnentar evitar pagar la tasa por circular por una de las vías de alta capacidad puede salir muy caro. Esto sucedía así porque en determinados países no existen barreras que limiten el acceso de los coches que no pagan el peaje, lo que hace que sea muy fácil pasar por estos peajes sin abonar la tasa correspondiente.

El Consejo Europeo y el Parlamento comunitario han pactado una directiva que activa la comunicación entre los departamentos de tráfico de todos los estados miembros para hacer llegar a los infractores la multa por saltarse sin pagar los puestos de peaje y el importe de las tarifas no abonadas, ya que anteriormente los Estados miembros no podían intercambiar los datos de un infractor cuando el vehículo estaba matriculado en otro país.

Ahora, si no pagas un peaje en el extranjero, los países se intercambian la información relativa al propietario del vehículo, por lo que en cualquier estado de la UE son accesibles datos como los relativos a la matriculación, vehículo, titular del mismo, carretera en la que se cometió el fraude o la infracción, fecha y hora.

Con todos estos datos, completamente informatizados, se hacen llegar las multas correspondientes al infractor, que no tendrá más remedio que abonar la tasa del peaje que intentaba evitar, así como la multa adjunta.

Multas e infracciones en Europa

Esta directiva impulsada por la Unión Europea (Directiva 2011/82/UE), también permite que nos lleguen todo tipo de sanciones de tráfico, según nos cuentan desde Pyramid Consulting, ya que todos los países de la Unión Europea -excepto Reino Unido, Irlanda y Dinamarca- intercambien sus datos y, a través de la matrícula, localizar al conductor o propietario del vehículo con el que se ha cometido la infracción y comunicarle por escrito la sanción.

Por eso, antes de iniciar un viaje en coche por otro país conviene tener en cuenta una serie de aspectos para evitar que, meses después, nos llegue a nuestro domicilio una carta con una desagradable sorpresa. Así, hay que informarse de la normativa de circulación de los países de destino, conocer las limitaciones urbanas e interurbanas permitirá que los conductores no caigan en la trampa frecuente de la velocidad así como las costumbres de conducción del país visitado.

Aunque los Códigos de Circulación tengan todos la misión de velar por la seguridad vial, existen muchas formas diferentes de velar por este objetivo. Ante multitud de normas, también hay una amplia variedad de restricciones que se diferencian de un país y otro. Un buen ejemplo de ello lo vemos en Francia, donde no se suele utilizar los intermitentes para cambiar de carril y se circula a más velocidad que en España.

Atención a los límites de velocidad

Apenas tres países de la Unión comparten el límite de velocidad de 120km/h con España en las vías principales: Bélgica, Finlandia y Portugal. La mayoría de ellos, hasta 13, sitúan el límite en los 130km/h. Son Alemania, Austria, Eslovenia, Eslovaquia, Francia (que lo rebaja a 110km/h por la noche), Grecia, Hungría, Italia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, República Checa y Rumania.

Por debajo se sitúan Suecia y Suiza, en donde no se puede circular a más de 110km/hen autopista o autovía; Chipre y Noruega, que ponen su límite en estas vías en 100km/h; y Estonia, que lo rebaja a 90km/h.

En cuanto a las vías secundarias, los países se mueve entre los 100 y los 70km/h, dependiendo de las condiciones de la carretera, mientras que en ciudad el límite sí es igual para todos: de 50km/h.

La sugerencia de conducir con las luces de cruce encendidas durante el día se convierte en obligación en el norte de Europa, donde las horas con luz natural son más reducidas buena parte del año. En cuanto a la conducción por el carril izquierdo, además de Reino Unido afecta también a Chipre, Irlanda y Malta. Otros elementos obligatorios que hay que llevar en el coche según qué país visitemos, los triángulos de emergencia y el chaleco reflectante son obligatorios, al igual que en España, en la mayoría de países europeos. En Alemania el kit reglamentario es más completo, e incluye un pequeño botiquín a bordo como los que se pueden adquirir en cualquier farmacia o centro comercial.

Si tienes algún tipo de percance y necesitas asistencia en carretera fuera de España, tu seguro será el encargado de dártela. La mayoría ofrece cobertura internacional, pero conviene asegurarse de ello antes de iniciar la aventura. Se pueden contratar seguros adicionales de viaje, que garantizan una mayor cobertura.

En caso de sufrir un accidente dentro de la Unión Europea, Croacia, Islandia, Noruega, Suiza, Liechtenstein y Andorra, todas las pólizas emitidas en estos países se acogen al Convenio Multilateral de Garantía, por el que se garantiza la cobertura mínima de seguro requerida por ley. Si el accidente ha sido causado por el vehículo extranjero, debes acudir al Consorcio de Compensación de Seguro, donde te notificarán quién es el representante de la aseguradora del causante en España.