Por qué no deberías pegar tu navegador o el móvil en el parabrisas

Según el reglamento de circulación si colocas en el parabrisas algún elemento que pueda reducir nuestro campo de visión te expones a una multa

MADRIDActualizado:

Los navegadores GPS se jan convertido en un elemento prácticamente imprescindible en la conducción. Muchos de ellos están instalados como App en nuestros teléfonos móviles, por lo que tan solo tenemos que colocarlos en una zona adecuada del coche para poder seguir sus instrucciones y llegar a nuestro destino sin pérdidas.

Pero hay que tener mucho cuidado, porque no se puede colocar el cualquier sitio. Además de buscar un emplazamiento donde podamos ver la pantalla del GPS o del móvil, este lugar no puede limitar la visión a través del parabrisas, ya que nos exponemos a una multa.

Esto es así porque el Reglamento de Circulación prohibe expresamente la instalación de cualquier elemento que reduzca el campo de visión en el parabrisas. Incluso para los vehículos que deben llevar algún tipo de indicativo en él (la señal de libre de los taxis, la de transporte escolar de algunos autobuses, etc), así como los adhesivos de la ITV o las emisiones, se especifica que deben ir ubicados en una zona que no afecte a la visibilidad del conductor (artículo 19 del Reglamento General de Circulación).

Aplicando el reglamento de manera estricta, cualquier cosa que llevemos en el parabrisas merma nuestro campo de visión, de modo que pueden multarnos.

Según recoge en su web el portal Autocasión, hay dos motivos principales por los que nos pueden multar al usar el navegador: manipularlo en marcha o llevarlo en una zona que reste visibilidad.

En el primero de los casos conviene destacar que tan sólo con el coche aparcado (que no detenido) el conductor puede hacer uso de estos dispositivos. No hacerlo así podría significar una multa similar a la que nos llegaría por hablar por el móvil: 200 euros y 3 puntos del carné de conducir.

La otra sanción que nos pueden imponer es precisamente por llevarlo en una zona donde nos reste visibilidad, y en este caso la multa sería de 80 euros y no acarrea retirada de puntos.

Los peores sitios para llevar el navegador

Una vez que somos conscientes del peligro de llevar el navegador mal colocado y de la correspondiente multa que nos pueden poner por su mal uso, hagamos un repaso de los mejores y peores sitios donde lo podemos llevar.

Si lo colocamos en la parte baja del parabrisas -casi pegado al salpicadero-, es muy poco probable que nos multen, porque apenas nos resta campo de visión. La mayoría de los soportes que se venden como accesorios para poder usar el navegador o el móvil en el coche se anclan al salpicadero o a las salidas de aireación precisamente por ese motivo.

Sin embargo, muchas personas lo colocan justo debajo del espejo retrovisor interior. En esta posición no sólo la propia pantalla del dispositivo nos resta visibilidad a través del parabrisas, ya que también el cable de alimentación del mismo causa molestias y podría implicar que nos pusiesen una multa.

Otra ubicación poco recomendable es en la zona del marco izquierdo del parabrisas a media altura. Los conductores creen que en esa posición ven mejor las instrucciones del navegador al ir en su campo de visión, pero el reglamento nos obliga a ver la carretera, no la pantalla de estos dispositivos.

Un navegador pegado bajo el retrovisor o en el borde izquierdo del parabrisas provoca también un enorme ángulo muerto. Aunque la pantalla del dispositivo sea de entre 4 y 8 pulgadas, al ir colocado tan cerca de nuestros ojos puede llegar incluso a taparnos la mitad del parabrisas.