Hankook iPlay, un biciclo-llanta muy manejable
Hankook iPlay, un biciclo-llanta muy manejable
La rueda se reinventa

El neumático del futuro recogerá y enviará información y será imposible de pinchar

Los fabricantes ya trabajan en ruedas biodegradables y que se adaptan al terreno

Actualizado:

La rueda más antigua que se conserva, hallada en un pantano de Liubliana, en Eslovenia, es de madera de fresno y mide 72 centímetros de diámetro. Las más modernas, que aún se perfilan en los departamentos de I+D de fabricantes como Michelin, Hankook o Continental, están construidas con poliuretano o goma sintética, podrán comunicarse con el conductor y se adaptarán a los baches del terreno, a la nieve o a la lluvia.

Una y otras están separadas por 5.200 años. Más de cinco milenios en los que la rueda ha pasado a ocupar un lugar central en la civilización humana, aunque su evolución se ha concentrado fundamentalmente en los últimos 150 años. Avances como la vulcanización, un proceso que multiplica la resistencia del caucho, o la cámara de aire permitieron el desarrollo del neumático y fueron claves para la automoción y el transporte moderno. Ahora, los fabricantes trabajan fundamentalmente en mejorar el confort que transmiten al vehículo, en la instalación de sensores que mejoren la información del coche y del conductor y en el desarrollo de ruedas imposibles de sufrir un pinchazo.

A largo plazo

Hankook Flexup
Hankook Flexup

«Quizás piensen que es un sueño, y están en lo cierto: es un sueño a largo plazo, pero un sueño realista». Terry Gettys, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Michelin, sintetizó así los últimos proyectos de los grandes fabricantes durante la presentación de su prototipo más avanzado, Vision Concept, una rueda que fusiona llanta y neumático. Respetuoso con el medio ambiente y biodegradable, el Vision Concept es un adelanto de cómo podrían ser las ruedas dentro de 15 o 20 años. De estructura alveolar, podrá ser reparado o adaptado para cualquier terreno o condición medioambiental mediante impresoras 3D que, según Michelín, estarán repartidas por las carreteras de todo el mundo.

Con la vista puesta en un futuro más inmediato, Continental presentó durante el pasado Salón Internacional de Fráncfort dos tecnologías, ContiSense y ContiAdapt, que permitirán al neumático comunicarse con el vehículo y el teléfono móvil del conductor a través de Bluetooth e incluso adaptar su huella a las condiciones del futuro. Puede parecer ciencia ficción, pero la compañía alemana ya comercializa desde 2013 neumáticos con un sistema que mide la presión y la temperatura, incluso cuando están en circulación. Además de reducir significativamente el riesgo de pinchazo, permiten ahorrar hasta 1.500 euros al año en combustible.

Michelin Vision
Michelin Vision

El próximo paso, creen los fabricantes, será desarrollar un neumático totalmente imposible de pinchar, algo que pasaría por vaciarlo de aire. Con ello, el pneumatikós («relativo al pulmón», en griego), perderá incluso la cualidad que le da nombre.

Michelin Vision: Fusión de llanta y neumático

Inteligente, conectado, reciclable y capaz de ser producido por una impresora 3D. Michelín presentó en la pasada cumbre de movilidad Movin’On su prototipo Vision, que según el fabricante no contamina y podrá repararse y adaptarse de forma sencilla a los cambios del terreno. La estructura es una malla de goma sintética biodegradable de alta resistencia que permite suprimir la cámara neumática y, por tanto, evita totalmente el riesgo de pinchazos. El plan de Michelín, que pretende implantar este concepto de rueda «dentro de 10 o 15 años», pasa por establecer una red de centros especializados en los que poder imprimir distintos dibujos en el dibujo del neumático para nieve, lluvia o caminos de tierra. Además, registrará el comportamiento del conductor y podrá adaptarse a él.

Continental ContiSense y ContiAdapt: Con sensores para mejorar la seguridad y el confort en carretera

Continental ContiSense
Continental ContiSense

En un mundo en el que todo está interconectado, el neumático no podía quedarse al margen. Eso es al menos lo que piensa Continental, que acaba de presentar dos nuevas tecnologías, Contisense y Contiadapt, que aportarán más seguridad y confort en carretera. Ambas, adelantadas durante el pasado Salón de Fráncfort, monitorizan de forma continua el estado del neumático y permiten la adaptación de su rendimiento a la carretera. En concreto, ContiSense emplea compuestos de caucho conductores de electricidad que alertan inmediatamente al conductor de cambios en la presión o la temperatura del suelo o de la rueda. ContiAdapt, por su parte, utiliza microprocesadores para ajustar la presión de los neumáticos y modificar su huella.

Hankook: Cinco proyectos para aventurar hacia dónde irá la movilidad

Hankook avanzó, en el pasado Salón del Automóvil de Fráncfort, cinco innovadores conceptos de neumático. El fabricante surcoreano presentó «Magfloat», un medio de locomoción a base de ampliaciones de campos magnéticos, «Flexup», que puede subir escaleras, e «iPlay», un biciclo de construcción en suspensión más flexible, «Shiftrac», que ofrece unas excelentes características en las curvas, y «Autobine», que puede colocar o retirar automáticamente los neumáticos en función del número de pasajeros abordo. Demasiado rompedores como para creer que se vayan a materializar en el futuro cercano, sí puede pueden avanzar las tendencias de futuro de este fabricante. Desde 2011 Hankook desarrolla el concepto de rueda no neumática -sin aire y, por tanto, imposible de pinchar-, hecha de poliuretano.

Hankook Magfloat
Hankook Magfloat