Digital Lights de Mercedes-Benz
Digital Lights de Mercedes-Benz - Daimler

El millonario negocio que pasará delante de nuestros ojos

Phillips prevé que el mercado de la iluminación en el automóvil crezca en 9.000 millones de euros hasta 2022 por el auge de los LED y su nuevo papel como herramientas de información en los vehículos conectados y autónomos

Actualizado:

Si tiene un coche relativamente nuevo, tal vez habrá notado que sus faros iluminan más y mejor que los de su antiguo modelo equipado con lámparas halógenas. La llegada de la iluminación LED ha supuesto una revolución en el sector automovilístico gracias a una tecnología que ofrece un rendimiento hasta un 250% superior.

Esta tecnología permite también emplear la iluminación de nuevas formas, por ejemplo, para crear ambientes personalizados en el interior del vehículo, algo que emplean modelos como el Seat Tarraco, el Mercedes Benz Clase S o el BMW Serie 3.

«Hasta 2030 se va a producir un rápido e importante crecimiento, según nuestras previsiones», estima Ana Martin Ruiz-Moyano, directora de marketing de Lumileds para España y Portugal. El fabricante, que equipa a uno de cada tres vehículos en el mundo bajo la marca comercial Phillips, prevé que el mercado crezca desde los 25.700 millones de dólares de 2016 hasta los 35.900 en 2022. Un crecimiento, ya en euros, superior a los 9.000 millones de euros, que podría ir a más en los años siguientes.

Un área de negocio con mucho futuro, explican, vendrá de la mano del desarrollo de nuevas funciones para la iluminación, como por ejemplo «imprimir» indicaciones de navegación, símbolos de aviso o incluso señales peatonales en el asfalto, algo en lo que ya están trabajando varios fabricantes.

Más adelante, la luz tendrá también un papel clave en los coches autónomos, para ayudarles a interactuar con los seres humanos, por ejemplo, indicando si van a frenar ante un paso de cebra en el que va a cruzar una persona. Esta funcionalidad, que busca dar confianza, será necesaria en un entorno en el que los seres humanos aún desconfían de los futuros vehículos autoconducidos - siete de cada diez, según un estudio de la Universidad de Valencia, no los utilizaría-.

Por ahora, la tendencia con más presente es la personalización de los vehículos, posible, según la compañía, «gracias a la mayor flexibilidad de los sistemas LED». También profundizar en la tecnología de iluminación inteligente antideslumbramientos, que ya equipan numerosos coches nuevos, y buscar nuevas soluciones para llevar esta tecnología al parque ya existente, que emplea de forma abrumadora faros halógenos.