Llevar durante el día las luces encendidas en el coche aumenta la visibilidad y seguridad en la carretera

Se prevén 6 millones de desplazamientos de largo recorrido por carretera durante la festividad de Todos los Santos

MadridActualizado:

Está demostrado: circular de día llevando las luces «cortas» encendidas reduce de forma drástica el riesgo de sufrir un accidente. Así lo afirman desde la Dirección General de Tráfico (DGT), quienes concluyen que un vehículo que circula con las luces encendidas es percibido a una distancia de 240 metros, en cambio, si el vehículo no lleva las luces encendidas, esa distancia de percepción se reduce a menos de la mitad. Además añaden, que las estimaciones de distancia de seguridad, detección y velocidad son también más seguras y se mejora la identificación de los coches. Un acto tan sencillo que podría reducir un 10% los accidentes.

Y más durante estos días, la festividad de Todos los Santos, en la que numerosos ciudadanos disfrutaran de cuatro días de descanso en lugares diferentes a los habituales y muchos de ellos optarán por el vehículo como medio de transporte. Además, utilizar la luz diurna o llevar las luces de cruce encendidas en estos días de Otoño donde se reducen las horas de luz, hace que nuestro vehículo sea percibido por los demás desde mucho más lejos.

Desde febrero de 2011, en cumplimiento de una directiva comunitaria, tal y como informan desde la DGT, todos los vehículos que salen de fábrica deban estar equipados con sistemas LCD, lámaras de bajo consumo y automáticas al arranque. Si su vehículo no tiene incorporado de serie las luces de conducción diurna, llevar encendida la luz de cruce durante el día cuando circulemos por carretera, permite ser visibles para el resto de usuarios.

Principalmente, es necesario conocer todos los alumbrados que hay en nuestro utilitario y cuándo utilizarlos. La luz de posición solo sirve para señalizar el vehículo cuando está estacionado en una vía mal iluminada; la luz diurna debe encenderse siempre que el coche este en movimiento; la luz de cruce o «cortas» son obligatorias desde el anochecer hasta al amanecer, así como en los túneles o ante condiciones de visibilidad reducia y la luz de larga alcance esta permitida fuera de la zona urbana y cuando no provoquemos deslumbramientos a otros conductores.

Asimismo, también es importante revisar periódicamente el estado de las luces. «En caso de mal funcionamiento de las mismas, lo ideal, para garantizar su rendimiento, y evitar averías, es que las cambiemos de dos en dos», comenta Juan Sologuren, responsable de la marca de lámparas para el automóvil Philips en España.

Realizar tareas de mantenimiento es fundamental para garantizar nuestra seguridad, pero también para aumentar la vida útil del vehículo. Desde la DGT recomiendan que el plazo de tiempo recomendable es de dos años. No obstante, aquellos que realizan desplazamientos de mayor recorrido al año, deben hacerlo a los 40.000 kilómetros, aproximadamente.

Los sistemas de iluminación deben cambiarse a la par a fin de evitar que un faro emita un haz de luz más potente que el otro, es necesario cambiar las luces de dos en dos. El objetivo es que exista una simetría en la luz, para aumentar nuestra visibilidad en la carretera.