Kymco prepara el lanzamiento de las primeras «E-Bikes» urbanas: potencia, fiabilidad y diversión

España será primer país donde se comercializaran estas bicicletas eléctricas. Llegarán en abril con diseños reconocidos internacionalmente de la mano de Adriana Monk, diseñadora de yates de lujo y coches Premium como Rolls Royce y Jaguar

MadridActualizado:

El pasado 29 de enero, la principal marca de motocicletas de Taiwán -especializada en Scooters- Kymco España, aprobó un nuevo plan de organización interna para adaptar su crecimiento a las nuevas formas de movilidad urbana y contribuir de esta manera al impulso de entornos más sostenibles, eficientes y saludables. Por un lado, Kymco España ha creado la Dirección General de e-Movilidad, donde se aglutinan todas las propuestas y desarrollos de movilidad urbana de la marca más sostenibles y eficientes; y por otro, la Dirección General de Motocicletas, donde se enmarcan los productos y servicios del negocio tradicional de la compañía.

La Dirección General de e-Movilidad se encuentra bajo la dirección de Fernando Saiz, con más de 25 años de trayectoria en el sector de la automoción. Ahora, su reto pasa por lanzar «una línea de bicicletas eléctricas de pedaleo asistido (e-bikes) urbanas». Así se lo ha comunicado a ABC Saiz, quien ha aclarado que ya tiene claro el procedimiento de actuación y que «pronto» lo harán público. Saiz ha podido adelantar a este Diario que «será de una forma novedosa y, por lo tanto, arriesgada -eso es lo que más me gusta-. Tampoco voy a decir eso de "voy a hacer alguien que nadie ha hecho", pero desde luego te aseguro que tendrá particularidades que lo harán único».

Desde este nuevo departamento de e-Movilidad se enfrentan a un desafío «mayúsculo» ya que se enfrentan a un «mercado incipiente, desconocido aún para el gran público». Su plan pasa por realizar el lanzamiento en abril y, como para cualquier start up del mercado, toda ayuda siempre es bien recibida. Es más, Fernando Saiz se muestra «muy contento» con este proyecto que le ha brindado la oportunidad de enfrentar a temas muy nuevos para él y se trata de algo «verdaderamente apasionante».

Kymco España apuesta por este nuevo negocio tras consolidar su posicionamiento como referente del mercado de scooters en nuestro país con una cuota del 17,5% (2017) y con presencia en el top tres del ranking de motocicletas más vendidas desde 2013. Las grandes líneas maestras de este proyecto son bicicletas urbanas, de gama alta, gran calidad, fabricación propia y diseños reconocidos internacionalmente, dirigidas a los usuarios con necesidades diarias de movilidad urbana (commuters) que buscan potencia, fiabilidad y diversión.

Kymco prevé arrancar el lanzamiento con tres modelos de e-bikes 100% urbanas que cubrirán el conjunto de la demanda actual: componentes de fabricación y tecnología Kymco (cuadro, motor y baterías), motor de 250 W/44 V en buje trasero, sistema antirrobo, display que actúa de llave, batería 360 Wh extraíble, cuatro niveles de ayuda (velocidad asistida hasta 25 km/h), neumáticos Kenda, cambio Shimano Deore y bombas de freno Tektro:

-Kymco Q: Modelo pequeño plegable (10 marchas).

-Kymco Q-Lite: Modelo pequeño ligero plegable monovelocidad.

-Kymco B: Modelo de paseo (10 marchas).

Fabricación y distribución

España será el primer país mundial que distribuirá las bicicletas eléctricas bajo la marca Kymco que desarrolla el fabricante taiwanés. En este sentido, es el único país que se apoyará en el potencial de la marca Kymco, líder en movilidad urbana en España, para el lanzamiento del proyecto e-bike.

La fabricación de estas bicicletas cuenta con un cuadro en torno a su exclusivo sistema de tracción trasera Biactron, que a través de la simplicidad de conducción directa es más silencioso, potente, robusto y fiable que la mayoría de los sistemas de motores centrales. De hecho, el sistema de motor trasero de desarrollo propio de Kymco permite una aceleración rápida y silenciosa y un par elevado y suave en cualquier marcha.

Por otro lado, este sistema Biactron cuenta con estas 8 ventajas:

-Silencioso: las bicicletas eléctricas de KYMCO se encuentran entre las más silenciosas del mercado, por debajo de los 50 decibelios (las bibliotecas están justo por debajo de este umbral).

-Suave: la suavidad de la aceleración progresiva se debe a varios elementos, sensores electrónicos, robustez del cuadro, los diversos modos de conducción y su software sofisticado.

-Menos energía perdida en la transmisión: la potencia del motor se transmite directamente. La energía perdida en los elementos de la transmisión es menor.

-Menos mantenimiento que los motores centrales: como la potencia se transmite directamente al neumático trasero, no se produce un mayor desgaste de elementos como cadenas, piñones y el sistema del cambio, al contrario que en los sistemas de motor central.

-Gran batería: el sistema de batería Swap&Go es duradera, elegante y fácil de llevar, funciona incluso a temperaturas de -10 ºC y cuenta con sistemas de protección de sobrecarga y sobredescarga.

-Bloqueo electrónico del motor: la rueda trasera se puede bloquear electrónicamente a través del motor para evitar un uso no autorizado.

-Frenado regenerativo: la rueda trasera puede convertir la energía cinética (en movimiento) en energía eléctrica, con lo que aumenta la autonomía disponible y la vida de los frenos mecánicos. La energía generada de esta forma puede llegar a 300W.

-Actualizable: el nuevo sistema Biactron está diseñado para ser compatible con los sistemas existentes. Los usuarios pueden disfrutar de la tecnología del mañana a través de las actualizaciones de software o nuevas versiones de los componentes. Por ejemplo, nuevas baterías previstas se podrán utilizar en las bicicletas eléctricas de hace 7 años. Eso hace que el costo total de propiedad de las bicis eléctricas Kymco sea bajo.

No obstante, por naturaleza física tiene algunos inconvenientes: fiabilidad, ruido y desgaste de componentes periféricos. Alojar un motor eléctrico con un set de engranajes y desmultiplicadores como cambio en un conjunto muy reducido, es un desafío hasta para la propia Bosch, y de allí sus conocidos problemas. El ruido en marcha es elevado y molesto (para un uso en montaña quizás menos importante), y al transmitir directamente todo el par motor a través de la cadena (de ésta a los piñones traseros y de éstos a la rueda), el esfuerzo sometido hace que éstos componentes se desgasten muy rápidamente (porque no están desarrollados para la fuerza de un humano). Actualmente se están desarrollando cadenas, piñones y radios específicos para bicicletas eléctricas de mayor durabilidad.