Infracciones a evitar para que la policía no te inmovilice el coche

Esto suele suceder porque las administraciones o los agentes de tráfico consideran que el coche o moto siga circulando supone un peligro

MadridActualizado:

Es la pesadilla de muchos conductores, ir a recoger el coche y darse cuenta de que se lo ha llevado la grúa. O lo que puede ser peor, que lo han inmovilizado con un «cepo». Esto último suele suceder porque las administraciones o los agentes de tráfico consideran que el coche o moto siga circulando supone un peligro. Aunque normalmente la retirada del coche por parte de la grúa se va a producir como consecuencia de una infracción (normalmente un mal estacionamiento), la grúa municipal o la concesionaria del servicio no siempre tiene la razón, y existen una serie de motivos bien especificados en la legislación fuera de los cuales no podrán llevarnos nuestro coche.

Si esto ocurre hay que actuar con la mayor celeridad posible ya que, cada hora que el coche pase en el depósito municipal de la grúa, el importe a pagar irá ascendiendo. En todo caso, el tiempo de actuación va a ser muy importante, porque cuanto más transcurra entre que la grúa se ha lelvado el vehículo y su retirada, más caro nos va a salir el recuperar nuestro coche. Desde Multayuda recomiendan realizar una llamada al teléfono de información municipal (091 en el caso de Madrid) para comprobar que, efectivamente ha sido retirado por la grúa, y localizar el depósito al que lo han trasladado.

En el caso de la inmovilización del vehículo, a Dirección General de Tráfico (DGT) ha recordado desde su perfil de Twitter los 11 elementos por los que pueden poner un cepo o bien prohibir su circulación de manera inmediata:

-Sistemas de retención infantil: Que llevemos a un niño sin el sistema de retención infantil necesario es motivo suficiente para inmovilizar el vehículo. Además, por seguridad debemos ocmprobar que está en buenas condiciones y que hará que, en caso de colisión, a los más pequeños no les pase nada.

-Seguro: Si no disponemos de una póliza en vigor, podremos ver cómo nos prohíben seguir circulando.

-Alcohol y drogas: Para llevar un vehículo, el conductor debe estar en las mejores condiciones. Por eso, si los agentes comprueban que ha consumido alcohol o drogas, podrán inmovilizar el vehículo.

-Autorización: Cuando el vehículo carezca de autorización administrativa para circular.

-Deficiencias graves: Si el vehículo presenta deficiencias importantes. Y es que algunas anomalías pueden suponer un gran riesgo no sólo para nosotros, sino también para el resto de vehículos. Así, por ejemplo, no se podrá circular sin faros, con el sistema de frenado dañado, con golpes graves o con la ITV suspensa.

-Sin casco en la moto: Las autoridades también pueden inmovilizar una moto o un ciclomotor. Si el conductor no lleva casco, el vehículo será detenido. Esta medida no se aplicará a los ciclistas sin casco.

-Los tiempos de conducción: Es importante descansar frecuentemente mientras conducimos. Eso ocurre con todos los conductores, pero más aún con los profesionales. En su caso, las autoridades podrán inmovilizar el vehículo si ven que lo han superado.

-Carga: También es importante la ocupación del vehículo. Llevado al extremo, si se supera en más del 50% el número de plazas autorizadas excluyendo al conductor, será motivo suficiente para detener el vehículo.

-Emisiones: Cuando el vehículo supere los niveles de gases, humos y ruido permitidos en cada caso.

-Manipulación: Si detectan que los instrumentos de control, como puede ser el limitador de velocidad o el tacógrafo, han sido manipulados.

-Antiradares: Llevar un inhibidor de radar está prohibido. Por eso, si se comprueba que el vehículo está dotado de mecanismos o sistemas encaminados a eludir el control de velocidad, se tomarán medidas.