Identifican las carreteras españolas con más emisiones de efecto invernadero

Según las investigaciones de la UPM el 25% de la red es responsable del 51% de las emisiones

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los denominados gases de efecto invernadero (GEI) forman parte de la atmósfera natural y antropogénica (emitidos por la actividad humana). Su presencia contribuye a aumentar la temperatura del planeta, y son entre otros el vapor de agua, el metano, óxido nitroso, los clorofluorcarbonos, el ozono troposférico y el dióxido de carbono CO2. Este último se considera el principal responsable del efecto invernadero. Su concentración en la atmósfera se debe al uso de combustibles fósiles o para procesos industriales y medios de transporte. Su emisión procede de todo tipo de procesos de combustión o por las erupciones volcánicas. Es por ello que los vehículos son en gran medida responsables de estas emisiones, junto con las industrias y las calefacciones.

La concentración de gases de efecto invernadero ha alcanzado un nuevo récord y actualmente es la más alta desde que existen registros meteorológicos, alrededor de 405 partes por millón, según un estudio publicado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Para intentar reducir sus efectos, desde el Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid han logrado identificar las carreteras en las que se producen más emisiones de este tipo de gases.

El corredor del Metiterráneo entre Gerona y Murcia es el tramo de la Red de Carreteras del Estado en el que se emite más CO2, aunque el más ineficiente es el corredor Noreste, de Madrid a Zaragoza y Barcelona. El trabajo, publicado en la revista científica Sustainability, muestra en un mapa las emisiones de la red de carreteras de España, según el cual el 25% de la red es responsable del 51% de las emisiones de gases de efecto invernadero del tráfico de dicha red.

El trabajo, elaborado por investigadores del Centro de Investigación del Transporte (TRANSyT), analiza el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) debidas al tráfico de toda la Red de Carreteras del Estado. Combinando los resultados de una herramienta de cálculo de huella de carbono con el uso de Sistemas de Información Geográfica han conseguido identificar los tramos que más contribuyen a las emisiones GEI, y concluyen que más de la mitad de ellas proceden de solo un cuarto de los 26.000 km de toda la red.

Según AlphaGalileo, identificar los tramos de carreteras y corredores que más contribuyan a las emisiones GEI es la clave para definir nuevas estrategias de tráfico bajas en carbono, de cara al cumplimiento de los compromisos internacionales frente al cambio climático. Este ha sido el objetivo de un trabajo desarrollado por Natalia Sobrino y Andrés Monzón, investigadores de TRANSyT de la UPM. Para ello, han empleado una herramienta software desarrollada por su grupo de investigación, denominada HERA (Huella Energética operación Autopistas), que junto con el uso de Sistemas de Información Geográfica les ha permitido identificar siete corredores principales que, según sus resultados, contribuyen con el 51% de las emisiones GEI del tráfico de toda la red de carreteras españolas.

CENTRO DE INVESTIGACIÓN DEL TRANSPORTE UPM
CENTRO DE INVESTIGACIÓN DEL TRANSPORTE UPM

De esos siete corredores, que representan el 25% de toda la red, el que más contribuye es el Mediterráneo con un 17% de las emisiones. Además, en cualquier corredor, los tramos con mucha carga de vehículos pesados, los de velocidad mayor de 100 km/h y las carreteras con pendientes pronunciadas son los que más contribuyen a las emisiones GEI de las carreteras españolas. En 2012, el total de emisiones GEI de la red de carreteras del estado fue de 28.134,3 Kt de CO2 equivalentes (KtCO2eq.)

Para disminuir las emisiones producidas por el tráfico, una de las estrategias clave es la reducción de la velocidad máxima permitida a los vehículos. El estudio de la UPM ha cuantificado la repercusión de medidas de este tipo tanto en vehículos ligeros como pesados. Según Natalia Sobrino «Los resultados indican que una reducción de la velocidad máxima en 10km/h para los vehículos ligeros en el corredor del Mediterráneo podría reducir hasta un 3,5% las emisiones GEI del corredor. Esto la convierte en una de las estrategias más eficientes de cara al diseño de un sistema de transporte más sostenible».

Pincha AQUI para acceder a los proyectos de investigación del Centro de Investigación del Transporte