La idea española que puede reducir un 40% el consumo y las emisiones de los grandes barcos

Puede ser instalada en buques mercantes, petroleros, de pesca y de pasajeros, y permite aprovechar la fuerza del viento para reducir el uso del motor, de manera que se puede ahorrar combustible, abaratar el transporte y reducir las emisiones contaminantes

Actualizado:

El concurso de empresas emergentes que acompaña al Movin’On fue el escenario donde se desvelaron las propuestas más rompedoras. Entre ellas, la de la española bound4blue, reconocida por el jurado como la más innovadora del año, que propone velas rígidas retráctiles para reducir el consumo y las emisiones contaminantes de los grandes cargueros.

Según esta compañía, fundada por dos estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña, permiten reducir hasta un 40% el consumo, y ya han comenzado los planes para instalarlas en los dos primeros navíos, de 40 y 60 metros. En 2018 también fue reconocida como una de las tres mejores la startup valenciana Zeleros, impulsora de una versión del tren de vacío Hyperloop.

Bound4Blue presentó su propuesta en la pasada Cumbre del Clima de Katowice (Polonia), detallando que sus velas rígidas se pueden integrar en todo tipo de embarcaciones, incluso en las más grandes. -Son más parecida al ala de un avión a que a una vela convencional de navegación, y que se pliega totalmente al nivel de la cubierta.

La vela, según recoge Efe, puede ser instalada en buques mercantes, petroleros, de pesca y de pasajeros, y permite aprovechar la fuerza del viento para reducir el uso del motor, de manera que se puede ahorrar combustible, abaratar el transporte y reducir las emisiones contaminantes.

Los grandes cargueros, que usan para su propulsión combustibles fósiles, son responsables del 3 % de las emisiones de gases de efecto invernadero lanzados cada año a la atmósfera, según Bound4Blue.

La empresa recibió el año pasado el premio Fundación Princesa de Girona. Además, Bound4Blue, una empresa con sede en Santander y Barcelona, ha recibido la certificación «Solar Impulse», que acredita la sostenibilidad y rentabilidad de esta tecnología.