El Hyundai Ioniq encabeza la clasificación
El Hyundai Ioniq encabeza la clasificación

Green NCAP: estos son los coches más eficientes y ecológicos que puedes comprar

Un nuevo consorcio europeo evaluará periódicamente a los coches más limpios. La primera ola de evaluaciones ha puesto a prueba 12 vehículos de diferentes marcas

Actualizado:

Los test de sostenibilidad de Green NCAP, el nuevo programa europeo de evaluación de vehículos que mide la eficiencia energética y las emisiones reales de los automóviles con el objetivo de promover el uso de coches más limpios, ya han dado a conocer a los coches más «limpios» del mercado.

De los 12 vehículos analizados en esta ola, dos han conseguido 5 estrellas, la máxima puntuación posible: el Hyundai Ioniq y el BMW i3, ambos 100% eléctricos. A continuación, el VW Up! GTI, que tiene motor de gasolina, ha conseguido cuatro estrellas; mientras que el BMW X1 2.0d, de motor diésel, y el Mercedes-Benz A200, de motor gasolina, han recibido tres estrellas.

Periódicamente, el RACC, a través de Green NCAP, evaluará diferentes modelos de automóviles para determinar sus emisiones y su consumo energético y de combustible. El programa examina el rendimiento de los vehículos en condiciones de circulación real y los somete a pruebas más estrictas que las exigidas legalmente a los fabricantes. Además, ayuda a comprender las diferencias que existen entre las diversas estrategias de control de emisiones de las marcas y crea un estándar de referencia para los usuarios.

Los tres últimos modelos cumplen con los estándares de emisiones Euro 6b, que aún son válidos para modelos matriculados antes de septiembre de 2017. No obstante, a partir de septiembre de 2019, todos los automóviles tendrán que cumplir con los estándares Euro 6d-temp, que son más estrictos, y las versiones actualizadas de estos modelos serán evaluadas en las próximas olas de test Green NCAP
Los tres últimos modelos cumplen con los estándares de emisiones Euro 6b, que aún son válidos para modelos matriculados antes de septiembre de 2017. No obstante, a partir de septiembre de 2019, todos los automóviles tendrán que cumplir con los estándares Euro 6d-temp, que son más estrictos, y las versiones actualizadas de estos modelos serán evaluadas en las próximas olas de test Green NCAP

La finalidad de Green NCAP, según explican desde el RACC, es promover vehículos menos contaminantes, más eficientes energéticamente y que supongan un mayor ahorro de combustible. Para conseguirlo, por un lado, proporciona información independiente y rigurosa a los usuarios y, por el otro, incentiva a los fabricantes para que desarrollen automóviles con la máxima eficiencia y las mínimas emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero.

El protocolo combina diversos test en laboratorio, en conducción en frío o en modo eco, así como evaluaciones en condiciones de circulación con el fin de valorar las emisiones reales de cada vehículo.

Green NCAP es una iniciativa de nueva creación que está formada por administraciones públicas, universidades y automóvil clubs. Entre sus participantes se encuentra el RACC como miembro de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), y hasta una veintena de organizaciones y laboratorios independientes de 8 países de Europa. Está auspiciado por el Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos (NCAP, por sus siglas en inglés) que goza de un reconocido prestigio y reconocimiento mundial por sus pruebas Euro NCAP, que evalúan la seguridad de los vehículos desde hace más de 20 años.

Tras sus primeros análisis, las primeras conclusiones del consorcio examinador han sido las siguientes:

- Tal como muestran los resultados, los coches eléctricos son la opción más sostenible para los usuarios porque representan la elección más eficiente y limpia de todas las que hay disponibles en el mercado.

- No obstante, pronto Green NCAP tendrá en cuenta nuevos indicadores que podrían acortar las distancias entre los coches eléctricos y los que funcionan con combustibles fósiles. Por ejemplo, incluirá la autonomía de los vehículos en sus evaluaciones, medirá la energía consumida durante el proceso de fabricación del vehículo y, a la larga, también acabará examinando todo el ciclo de vida del producto.

- El tipo de combustible no es un factor determinante para la obtención de estrellas, dado que, entre los vehículos con más estrellas, encontramos tanto diésel como gasolina.

- Para algunos de los vehículos analizados de gasolina y diésel es difícil encontrar el equilibrio para cumplir con los objetivos de eficiencia energética y emisiones y pocos consiguen alcanzar los mínimos que exige Green NCAP en los dos campos. En este sentido, los resultados del test muestran claramente las estrategias que ha seguido cada fabricante para priorizar uno u otro objetivo.