G. M.

Las fábricas españolas se enchufan al automóvil eléctrico

Nueve de las doce factorías tienen confirmados modelos eléctricos o enchufables. En 2025 se fabricarán 500.000 vehículos, el 17% del total

Actualizado:

El motor español comienza a cambiar de paradigma. En los próximos meses, nueve de las doce factorías españolas que producen vehículos fabricarán modelos híbridos enchufables (PHEV) o cien por cien eléctricos. Una transición en la que ha puesto el foco esta semana el Rey Felipe VI, al visitar dos de las fabricas que la protagonizarán: la de PSA en Figueruelas (Zaragoza) y la de Renault en Valladolid.

En la planta aragonesa el monarca pudo probar una unidad de pre producción del nuevo Corsa eléctrico, que será, a partir de enero de 2020, el primer turismo eléctrico fabricado en serie en España. En la misma línea se montarán también versiones diésel y gasolina, cuya producción comenzó el pasado lunes. Un ejemplo de convivencia tecnológica a la que se verá abocada la industria en las próximas décadas, presionada por los exigentes objetivos de emisiones de la Unión Europea, que obligan a vender coches de cero emisiones a unos compradores que aún se muestran reticentes.

«La movilidad eléctrica es igual que la comida bio. Es más cara. Y eso no se lo están diciendo a la gente», protestó el presidente ejecutivo de PSA, Carlos Tavares, durante la misma presentación del modelo. Tavares, también presidente de la patronal europea Acea, recordó de nuevo que la postura de la industria es que la transición sea «sostenible y ordenada» para no poner en peligro ni el empleo ni la competitividad del sector, y pidió que los distintos gobiernos la apoyen con planes de estímulos y nuevas infraestructuras de recarga.

La fabricación de vehículos eléctricos e híbridos enchufables en España superará en 2025 las 500.000 unidades anuales, más del 17% del total, según un cálculo de la consultora IHS Markit para Transport & Environment, con un incremento total de los vehículos producidos del 5%, lo que redundaría en 23.000 nuevos empleos. Nuestro país será el tercer país de Europa con mayor producción de coches con batería, tras Alemania y Francia; si bien en la actualidad es el segundo del continente en volumen total de fabricación. En seis años, un 10% de los coches serán cien por cien eléctricos, mientras que casi el 7% contará con motorización enchufable. El resto, un 83%, aún serán de combustión.

Transición paulatina

Pero la transición deberá realizarse con guantes de seda para no dañar a un sector que cuenta con desventaja, puesto que los centros de decisión de los fabricantes se encuentran en otros países. Además, la mayoría de modelos producidos ofrecen un margen reducido, lo que dificulta absorber un incremento en los precios. Para colmo, los modelos «cero» no cuentan aún con mucho predicamento en España, con una cuota de mercado del 0,8%, la mitad que en Europa.

Por ello, tanto desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) como desde la patronal de recambios Sernauto se ha advertido contra una transición demasiado rápida motivada por un hipotético veto a los coches de combustión en 2040. Esto causaría, según se afirmó el pasado noviembre, «una reconversión industrial completa y acelerada» y pondría en peligro «miles de empleos». Al respecto, Ejecutivo de Pedro Sánchez ha ido moderando su postura, desde considerar «con los días contados» al diésel hasta apostar «por vehículos con emisiones de 0gCO2/km no más tarde del año 2040» en su anteproyecto de Ley de Cambio Climático. Un texto, por cierto, que deberá sacar adelante en sede parlamentaria el Gobierno que salga de las urnas en noviembre.

En el capítulo de inversiones para dicha transformación, el nonato Acuerdo Estratégico de la Automoción planteado en febrero por el ministerio de Industria preveía destinar 2.686 millones de euros hasta 2025, de los cuales 1.000 irían a parar a las factorías. Una inyección que se completaría con otros 3.000 o 4.000 millones procedentes de los fabricantes de vehículos.

Seat Martorell

La nueva generación del Seat León, que llegará el año que viene, contará con una versión enchufable, al igual que el nuevo Cupra León. Un año después, en 2021, comenzará la producción del Cupra Formentor híbrido enchufable.

Ford Almussafes

La multinacional norteamericana ya fabrica en su planta de Valencia el Ford Mondeo híbrido en carrocería berlina y familiar. En 2020 llegará el nuevo Kuga, con versiones PHEV (híbrida enchufable), mHEV (con hibridación ligera) e híbrida convencional. Su director, Dionisio Campos, ha confirmado que las baterías se montarán en la propia fábrica.

Nissan Barcelona

La planta de la Zona Franca produce desde 2014 la furgoneta eléctrica e-NV200, cuya fabricación se ha incrementado este año un 126%, con 79 diarias. Además, cuenta con su propia instalación de montaje de baterías.

Grupo PSA (Peugeot, Opel, Citroën, DS)

El fabricante galo producirá modelos eléctricos en sus tres factorías españolas. En Figueruelas, el nuevo Corsa y su variante eléctrica supondrán una inversión de 250 millones de euros. Vigo, no obstante, es su gran punto estratégico: allí se producen las versiones eléctricas de la Citroën Berlingo y Peugeot Partner, y se ensamblarán baterías para toda la Península. También comenzará a fabricar, a partir del año que viene, el SUV e-2008, cuya versión de producción fabrica desde este octubre. En 2021 también llegará un nuevo modelo eléctrico a su planta de Madrid, conocido por ahora como «SmartMad2021».

Mercedes-Benz Vitoria

Desde septiembre, la planta de Vitoria fabrica la furgoneta eléctrica eVito, aunque ya la había producido en pruebas durante los meses anteriores. El año que viene comenzará también en la factoría la producción del nuevo monovolumen eléctrico EQV, presentado en el reciente Salón de Fráncfort.

Renault

RENAULT. La multinacional gala fabricará en Valladolid la nueva generación del SUV Captur, que cuenta con una versión híbrida enchufable cuyas baterías se ensamblarán en la misma nave en la que hasta diciembre se construía el cuadriciclo eléctrico Twizy. En su planta de Palencia se producirá, asimismo, una versión PHEV del Megane, ambos a partir de mediados del próximo año.