La fabricación de baterías para coches eléctricos está en manos de China

El fabricante asiático BYD está construyendo la que será la mayor factoría mundial de baterías para la automoción

MADRIDActualizado:

La electrificación es un hecho consumado y varios países han anunciado una fecha tope para el final de la comercialización de coches con motor de combustión interna. En este contexto, la actual dependencia del petróleo va a ser sustituida por la dependencia de las baterías para la automoción. Un sector en el que China domina el mercado, con una tendencia creciente.

Según el fundador y presidente de BYD, Wang Chuanfu, «los vehículos eléctricos están en la antesala de un fuerte tirón», y esta empresa china no va a dejar pasar la oportunidad. Así, el pasado mes de junio BYD anunció el inicio de la construcción de la que será la mayor factoría mundial de baterías destinadas a la automoción. La nueva planta, situada en la provincia occidental de Qinghai (rica en litio, un componente clave para las baterías actuales) tendrá una capacidad de producción de 24 GWh anuales cuando esté concluida en 2019. BYD, que produce baterías para sus propios vehículos eléctricos e híbridos pero también para otros constructores de automóviles, prevé tener para 2020 una capacidad de producción de baterías de 60 GWh anuales.

La nueva fábrica será la tercera de la compañía tras las de Shenzhen y Huizhou, y tendrá una superficie equivalente a 140 campos de fútbol pero empleará a un número reducido de trabajadores (aunque no precisado) debido a su alto nivel de automatización.

Además de BYD, el mercado mundial de fabricación de baterías para vehículos eléctricos está dominado por LG Chem y Samsung SDI. Aunque según los datos publicados por Bloomberg New Energy Finance, son Tesla y Panasonic las empresas que cuentan con la mayor productividad de almacenamiento energético del mundo. El analista de Bloomberg Goldie Scot destaca en el informe que el dominio mundial de la industria de fabricación de baterías para automoción está ya en manos de las empresas chinas como BYD, AESC y CATL. Esta última tiene contratos de suministro con 22 fabricantes como BMW, Volkswagen, Daimler, Toyota, Nissan, Honda e Hyundai.