Esta es la autopista más espectacular de China

Con una longitud de 240 kilómetros la carretera, denominada Yaxi Expressway, costó más de 3.000 millones de euros, e incluye incluye la pendiente continua de mayor longitud del mundo de 51 kilómetros

Actualizado:

Se llama Yaxi Expressway, y es una de las autopistas más espectaculares del mundo. La carretera tiene una longitud de 240 kilómetros y costó más de 20.000 millones de RMB (Renminbi, la moneda de curso legal de la República Popular China), es decir, unos 3.000 millones de euros. En su construcción se invirtieron cinco años. Esta se ha convertido en una atracción turística, ya que serpentea a través de un espectacular paisaje la provincia de Sichuan.

La región, aparte de extremadamente montañosa, también es una zona sísmica activa, lo que obligó a los diseñadores a aplicar una estrategia innovadora. Los ingenieros resolvieron este problema mediante el uso de túneles y viaductos en más de la mitad del recorrido.

Según el ingeniero de la autopista, Peng Li, la construcción de las actuales carreteras «es muy compleja desde el punto de vista tecnológico, ya que además de seguir el ritmo del desarrollo de la industria automovilística, son muchos otros los factores que intervienen en el diseño de las superficies y el trazado de las carreteras».

Su innovador diseño incluye 270 viaductos y 25 túneles, según se muestra en el vídeo grabado durante el recorrido realizado en esta impresionante infraestructura a bordo del nuevo Jaguar XJ.

Peng Li asegura que «en avanzados vehículos premium, como el Jaguar XJ, las expectativas de los pasajeros son muy elevadas. Estos vehículos cuentan normalmente con un chófer y las carreteras deben diseñarse para estar a la altura de la suavidad en la conducción y el confort inherentes a los vehículos de lujo».

Para lograr este objetivo, los diseñadores de la autopista han incorporado un gran número de innovadoras tecnologías, materiales y características entre las que se incluye la pendiente continua de mayor longitud del mundo de 51 kilómetros, con una inclinación del 3%, y el primer túnel de doble espiral del mundo, que optimiza la experiencia de los conductores.

Uno de los mayores retos en la construcción de la autopista fue el de su ubicación en una región geológica inestable y propensa a los terremotos, lo que no solo afectó a la construcción, sino que también implicó que el diseño debía ser lo suficientemente sólido para resistir este tipo de posibles desastres naturales.

El ingeniero responsable del diseño de esta autoppista afirma que «se produjeron muchos y frecuentes corrimientos de tierras, lo que complicó la construcción». Según Li, «en términos de diseño, se necesita una gran dosis de innovación para crear una autopista capaz de ofrecer un rendimiento estable en una región propensa a los terremotos».

La autopista ha permitido reducir a la mitad la duración del trayecto entre Chengdu y Liangshan y ha comunicado una región de China conocida por su producción de té, cerámica, flores y seda, su cocina picante y sus pandas salvajes.