SECTOR DE LA AUTOMOCIÓN

España se prepara para fabricar 15 nuevos modelos, la mitad con versión eléctrica o de gas

En nuestro país se fabrican 42 modelos diferentes y en el último año, se adjudicaron ocho nuevos vehículos a las fábricas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España mantuvo en 2017 su posición como octavo fabricante mundial de vehículos, casi con 2,9 millones de unidades, pese a la ligera caída de la producción del 1,5%. El número de exportaciones se mantuvo estable, con 2,3 millones de vehículos vendidos fuera de las fronteras españolas, así como el valor de las mismas, que se quedó en 37.370 millones de euros.

En nuestro país, que cuenta con 17 fábricas, se fabrican 42 modelos diferentes y en el último año, se adjudicaron ocho nuevos vehículos a las fábricas. En los próximos 18 meses se esperan 15 nuevas adjudicaciones, de las que la mitad vienen con versión alternativa (híbrido, eléctrico o gas). De hecho, algunos de estos vehículos son el Ford Kuga, en Almussafes; el Renault Mégane en Palencia o el Captur en Valladolid; el Seat Ibiza y el León en Martorell; el Volkswagen Polo en Navarra; la nueva Nissan NV200 en Barcelona; el Opel Corsa o el Citroën C3 Aircross en Figueruelas, además del C4 Cactus en Madrid y las C-Elysée y Berlingo en Vigo.

Las inversiones en el país por parte de la industria se incrementaron en un 11% hasta los 2.160 millones de euros. Y en cuanto a la aportación del sector a las arcas públicas, el automóvil generó unos ingresos al erario público de más de 28.138 millones de euros el pasado año, un 6% más que en el año precedente. Estos son los grandes datos del sector que se han presentado este jueves en el Informe Anual ANFAC 2017.

Cifras del sector

El sector de la automoción en su conjunto, fabricación y componentes, superaron en 2017 los 100.000 millones de euros de facturación. En concreto, los fabricantes de automóviles han registrado una facturación total de 64.569 millones de euros, un 4% más que en el mismo periodo del año anterior. Con este crecimiento de los ingresos de las automovilísticas que operan en España, el peso del sector en el PIB se mantiene en el 8,6%, lo que refuerza su presencia en la industria española.

La industria fabricante de automóviles ha creado 5.300 puestos de trabajo el año pasado. Representa un incremento del 5,7% respecto del empleo nuevo generado en 2016, según los datos recogidos por la EPA. Es un empleo de calidad, cualificado y estable dado que el 83% de estos contratos son indefinidos.

Previsiones de mercado

Por lo que respecta las previsiones de mercado, se espera que 2018 termine con un crecimiento en el entorno del 8%, con un incremento de las ventas en todos los canales. Esta subida de las matriculaciones se produce en el periodo más largo del mercado sin planes de estímulo a la demanda desde el año 2000. Se cumplen ya 23 meses desde que se agotaron los fondos del último plan PIVE, en junio de 2016.

La asociación reconoce que son tiempos de cambio por lo que hay que adaptarse a las nuevas formas de producción, a que nuevos productos alternativos están en camino e incluso a su nueva manera de distribución y uso. En este sentido, el vicepresidente ejecutivo de ANFAC, Mario Armero, destacó la importancia de que el sector y todos los agentes implicados en su desarrollo sigan trabajando para hacer frente a los retos que la industria del automóvil enfrenta en los próximos años.

De hecho, desde la asociación han realizado una simulación de mercado para vehículos alternativos en la que se indica que, de cara a 2025, estos se podrían impulsar en un 15% si, en parte, se aprobara el IVA reducido a partir de 2021 y si la administración, los fabricantes y las patronales trabajaran unidas para crear una ley regulatoria unificada en España y no por comunidades.

Los cinco principales objetivos que se ha marcado ANFAC para reforzar el crecimiento de la industria de fabricación de automóviles en España pasan por reformas para mejorar la competitividad industrial ante un entorno cambiante, medidas para frenar el envejecimiento del parque automovilístico, un impulso serio a la movilidad inteligente, eficiente, sostenible y compartida y la necesidad de crear un marco regulatorio, en Europa y España, favorable para la implantación de las nuevas tecnologías, así como para la llegada del vehículo autónomo y conectado.

Por otro lado, Armero también anunció la entrada en la Junta Directiva de la asociación de Luca de Meo, presidente de Seat y de Víctor Sarasola, consejero delegado de FCA España con efectos inmediatos.