Así eran los coches y las carreteras españolas de hace 100 años

Coches que se repostaban en farmacias, los primeros semáforos o un aparcamiento de Gaudí, algunas de las curiosidades

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace 113 años que se matriculó el primer vehículo a motor en España. Fue en la ciudad de Vitoria y marcó el inicio de una innovación que iba a revolucionar la movilidad de un país y el paisaje de nuestras ciudades. Sin embargo, los primeros años después de la primera matriculación son de un crecimiento lento. De hecho, en la Barcelona de 1917 había el doble de bicicletas (2.997) que coches (1.357).

El siguiente punto de inflexión llega de la mano de SEAT. Fundada en 1953, su presencia consolida el sector automovilístico en España, que entre 1955 y 1959 matricula siete veces más vehículos por año (136.504) que en el quinquenio anterior (19.586).

La democratización del automóvil en España tuvo un nombre propio: el SEAT 600. Producido entre 1957 y 1973, ayudó a poner a todo un país sobre ruedas. En 1964, por ejemplo, las matriculaciones rozaban las 300.000 unidades gracias en gran parte a este modelo. Pese a ello, son cifras todavía muy lejos de las actuales: sólo el año pasado se matricularon en España más de 1,3 millones de coches.

Se repostaba en las farmacias

Un coche de hace un siglo se parece poco a uno actual. Los vehículos que circulaban por nuestras calles hace 100 años se repostaban en farmacias o droguerías y tenían un consumo de cerca de 30 litros de gasolina por cada 100 kilómetros. Hoy, un SEAT Ibiza 1.0 TSI de 95CV acredita un consumo combinado de 4,6 litros, y puede repostar en una de las 11.500 gasolineras que hay en España. Estos motores de combustión coexisten cada día más con otras fórmulas, como los vehículos propulsados a gas o que funcionan con electricidad. A principios del 2021 circularán por las calles hasta seis modelos SEAT y CUPRA con motor eléctrico o híbridos enchufables.

Si el coche ha evolucionado enormemente en este siglo, las ciudades no se han quedado atrás. Hace 100 años, la Avenida Diagonal de Barcelona era una vía sin asfaltar por donde pasaban más carros que vehículos a motor. Hoy, 85.000 coches circulan por ella cada día, es decir, uno cada segundo durante las 24 horas del día. Vehículos que conviven con el transporte público y cada vez más con nuevas formas de micromovilidad, entre las que destacan las bicicletas compartidas o los patinetes eléctricos. Se estima que España cuenta hoy con más de 26.000 patinetes eléctricos en sus calles.

El primer semáforo

Cambian los coches, las ciudades y con ellos también la infraestructura necesaria para adaptarse a los nuevos tiempos. En el cruce de la Gran Vía y la calle de Alcalá de Madrid se situó el primer semáforo de España en 1926. Tres años más tarde este sistema llegó a Barcelona, a la intersección de las calles de Balmes y Provenza, donde también se instaló el primer paso de peatones de la ciudad.

El invento fue tan revolucionario que durante los primeros años se necesitó un guardia urbano al lado del semáforo para dirigir el tráfico, y el Ayuntamiento tenía que publicar, todavía meses después, anuncios en la prensa local para explicar cómo funcionaba esta innovación.

Hoy, Barcelona cuenta con más de 36.000 semáforos y más de 11.000 pasos de peatones. El futuro pasa por la tecnología 5G, que permitirá la conexión entre la infraestructura, los coches y otros vehículos. Por ejemplo, SEAT, en colaboración con Telefónica, está testeando el 5G Connected Car, que, en conexión con la infraestructura urbana, ayuda al conductor a prevenir la presencia de otros vehículos y obstáculos. También están en fase de pruebas pasos de peatones interactivos en 3D.

El primer aparcamiento subterráneo de Barcelona lleva una firma de lujo: Gaudí. El propietario de la futura Pedrera (Casa Milà), le encargó un espacio para coches de caballo y sus tres vehículos a motor, lo que obligó al famoso arquitecto a rediseñar las columnas del subterráneo de la que se convertiría en una de las atracciones turísticas más importantes del mundo.

Hoy Barcelona cuenta con más de 660.000 plazas de aparcamiento bajo tierra. El presente y el futuro pasan por aplicaciones como JustMoove, que gracias al smartphone ayuda a encontrar plaza y reducir hasta un 25% el tiempo de búsqueda, además de ofrecer otras soluciones de movilidad como contratar un taxi o compartir coche.