Le embargan el coche en Madrid por aparcar en zona azul en Oviedo hace tres años

Les ha tocado abonar la multa -que ha ascendido a 123,75 euros con el paso del tiempo- para que el vehículo deje de estar embargado

MadridActualizado:

A cualquiera puede quitarle el sueño la idea de que aparezca una notificación de una multa, y si también te indican que tu coche está embargado, y sin saber porque, es una faena se mire como se mire. Eso es lo que le ha pasado a un joven madrileño, Héctor García Sánchez. El joven, residente en Alcalá de Henares, pasó un fin de semana en Asturias hace 3 años. Ahora, su coche ha terminado embargado por una multa que le impusieron entonces.

Tal y como detallan desde Pyramid Consulting, el coche era el de su padre, un Rover de color verde. Al parecer, en el momento en el que el coche era embargado, él exclamó: «¿Oviedo? Si yo no he estado en Oviedo desde hace 27 años». Y es que todo comenzó con una multa de zona azul que le pusieron a su hijo Héctor durante su estancia en Oviedo y que «se ha salido de madre».

«Fui a Asturias a pasar unos días, concretamente a Llanes, y me acerqué desde allí a conocer Oviedo», cuenta Héctor García a La Voz de Asturias. Al parecer el joven, una vez que hubo llegado a la capital, estacionó su vehículo en las cercanías del Parque del Oeste en una plaza de aparcamiento de zona azul, regulada por el Ayuntamiento. Héctor estuvo recorriendo la ciudad, pero cuando decidió volver el coche no estaba. También cabe destacar que se había pasado de la hora límite estipulada en el aparcamiento.

Según asegura, lo primero que pensó fue que le habían robado el coche de su padre. Pero en realidad, tal y como le hizo saber un cliente del bar de enfrente, se lo había llegado la grúa. «Que me pongan la multa por llegar fuera de hora, correcto, pero, ¿que se lo lleve la grúa?», comenta el joven. Acto seguido acudió al depósito, donde recuperó el vehículo previo abono de 80 euros, pero se negó a pagar el importe de la multa por aparcar fuera de hora en zona azul en ese momento.

Tres años después del incidente, cuando el padre de Héctor circulaba por las afueras de Alcalá de Henares con el Rover verde, lo paran durante un control y le notificaron que el coche sería embargado y el vehículo precintado. Sin saber por qué le quitaban el coche, ya que no han recibido ninguna notificación en estos años, el señor preguntó al agente la razón, que resultó ser el ayuntamiento ovetense por aquella multa impagada. «¿Oviedo? Si no he estado allí hace 27 años por lo menos», fue la contestación.

Por lo tanto, tres años después, vuelta a empezar. Les ha tocado abonar la multa -que ha ascendido a 123,75 euros con el paso del tiempo- para que el vehículo deje de estar embargado. «Por suerte los costes de arrastre y depósito no nos los han cobrado porque han considerado que lo que nos han hecho era una vergüenza. Los agentes no se lo creían, se llevaban las manos a la cabeza», comenta el madrileño.

Ahora, tiene muy claro cual será su siguiente paso: tomar acciones legales contra el Ayuntamiento de Oviedo. «Lógicamente quiero denunciarles por ejecutar estas acciones, las cuales creo que están fuera de lugar y son claramente abusivas, tratando al ciudadano como un delincuente», asegura, definiendo la situación como «una auténtica tomadura de pelo».