Qué efectos tiene WhatsApp mientras conducimos

Si nos pillan usando el móvil al volante nos pueden multar con 200 euros y tres puntos del carné

Actualizado:

La prohibición del móvil al volante engloba todas las situaciones, desde contestar una llamada cuando nos detenemos en un semáforo en rojo, hasta mirar «disimuladamente» para comprobar si hemos recibido algún mensaje. Incluso nos pueden poner una multa si manipulamos el navegador del móvil en marcha.

Entre las acciones más comunes está la del uso del WhatsApp. Esta aplicación utilizada de manera incorrecta puede llegar a poner en peligro nuestra vida y la de los demás.

El número de accidentes por la utilización de WhatsApp ha aumentado hasta un 134,5% en conductores de más de 55 años, según los datos de Pyramid Consulting. Según una investigación realizada por la UGR, la capacidad de conducción disminuye considerablemente, además de no tener la capacidad para mantener el coche centrado en el carril cuado se usa esta App al volante.

La medida más eficaz para no recibir una multa (200 euros y 3 puntos del carné) es dejar las llamadas y WhatsApp para el momento en el que lleguemos a nuestro destino o hagamos una parada «real».

En caso de ser impacientes y por ello imprudentes y somos interceptados por un policía o agente estamos en una situación complicada dada que estos tienen presunción de veracidad y salvo que presentamos unas pruebas convincentes es difícil que logremos conseguir el objetivo. La clave estará en presentar la facturación telefónica donde se demuestre que en ese momento no hacíamos ninguna llamada y por supuesto tampoco recibíamos nada entrante.

En el estudio realizado por la UGR, se dividió por grupo de edades a un total de 75 conductores y se le hizo una simulación para comparar como era su conducción sin ninguna distracción y como era teniendo que responder una serie de WhatsApp.

En casi todos los grupos de edad donde se estudió la utilización del Whatsapp mientras conducían, se pudo comprobar que el vehículo se desviaba lateralmente del carril y estaban un rato considerable invadiendo el carril contrario exceptuando en el grupo de 25 a 39 años.

El estudio dio como resultado que nuestro rendimiento cuando estamos conduciendo se reduce considerablemente y está directamente relacionado con que se reducen algunas de nuestras funciones visuales. Se reduce la sensibilidad al contraste y el nivel «straylight» que hacen que nos sea más fácil tener colisiones, salirnos del carril o que nuestro desplazamiento lateral sea mayor.