Diez medidas para acabar con la «tarifa plana» de accidentes de tráfico

La consultora en movilidad y seguridad vial Pons propone un ratio de controles de alcohol y drogas para el 50 % de la población conductora

MADRIDActualizado:

La consultora en movilidad PONS Seguridad Vial propone a las instituciones políticas y administraciones públicas a adoptar diez medidas urgentes para hacer descender un 15% la siniestralidad vial en la próxima Legislatura. El objetivo es revertir la “tarifa plana” de mortalidad que nuestro país arrastra en los últimos siete años.

Para ello los presponsables de PONS insisten en la necesidad de centrar el debate en soluciones relativas a infraestructuras, normativas y usuarios vulnerables a través de un conjunto de diez propuestas políticas referentes a la Movilidad Responsable.

En primer lugar proponen la creación de una Secretaría de Estado de Movilidad que sea una referencia legal e integradora a nivel nacional, considerando preciso tomar decisiones a nivel de Estado sobre la movilidad, no solo la relacionada con los vehículos de motor sino con todos los tipos de desplazamientos, así como incluir todo lo relativo a la construcción, gestión, uso de infraestructuras urbanas e interurbanas así como la protección de los usuarios vulnerables.

“El tráfico, como concepto que gestiona una unidad administrativa, la Dirección General de Tráfico, debe dar paso a un concepto superior: la política de movilidad. Es algo más que gestionar o fiscalizar el desplazamiento de los vehículos de motor. Es preciso tomar decisiones como Estado sobre nuestra movilidad, en sus diferentes modos y alternativas, y presentarlas a la sociedad como una política integral y cohesionada. Decisiones que marquen a ciudadanos, empresas e instituciones una dirección como país y con ella, un camino que deben emprender en los próximos años”, explica Ramón Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial.

Además de la creación de la Secretaría de Estado de Movilidad, la consultora propone nueve medidas más. En primer lugar, una referencia en la norma expresa en uso del volante en la conducción con las dos manos, obedeciendo a la necesidad de conseguir un control óptimo del vehículo en todo momento, y además, evitar la tendencia de manipular otros dispositivos móviles o del vehículo con él en marcha.

En relación con el inadecuado uso del móvil, una de las principales causas de accidentalidad, Pons Seguridad Vial propone también incluir el Derecho de repetición por el uso inadecuado del móvil en la conducción, lo que significa que, en caso de que se produzca un accidente por este motivo, la aseguradora pueda ejercer el derecho de repetición contra el infractor, reclamándole lo abonado a las víctimas.

En este sentido desde la consultora se propone también fijar un ratio de controles de alcohol y drogas del 50 % de la población conductora (1 control por cada dos conductores) Ambas sustancias siguen siendo uno de los principales factores de siniestralidad y desterrar su consumo e incompatibilidad al volante se hace imprescindible.

Como quinta propuesta plantea la luz de cruce obligatoria para todos los vehículos en carretera convencional en todo el parque de vehículos, incluidos los anteriores a 2011 (ya incluyen la luz de serie obligatoria). Más del 75% de los fallecidos en vías interurbanas se producen en carreteras secundarias.

La consultora también aboga por la comunicación digital de tramos de concentración de accidentes (TCA) defendiendo que desde el Ministerio de Fomento y la Dirección General de Tráfico se deben poder enviar datos actualizados sobre los tramos donde se produce un número de accidentes superior a la media a gestores de GPS, planificadores de rutas, aplicaciones de viajes, mapas, etc. con objeto de que el conductor pueda conocer en su planificación estos puntos y conducir con mayor seguridad.

Desde Pons Seguridad Vial también proponen la notificación electrónica de infracciones obligatoria para todos los nuevos conductores, puesto que una rápida comunicación de la infracción cometida contribuye a reducir la sensación de impunidad y a invertir el comportamiento del infractor con mayor eficacia.

Atendiendo a los usuarios vulnerables, la consultora apuesta por la importancia de la motocicleta en los desplazamientos urbanos como vector de mejora de la movilidad, defendiendo que debe ir acompañada de una auditoría motociclista urbana relativa a su circulación, aparcamiento, etc. que permita reducir las cifras de accidentalidad existentes.

En esta misma línea de proteger al vulnerable, plantea la creación de la acera continua en Calles 30. Con la nivelación de pasos de peatones con aceras pretende trabajar en la “pacificación del tráfico” de la ciudad, mostrar la preminencia del peatón frente al vehículo, reducir la accidentalidad urbana y disminuir las lesiones de las víctimas.

La última de las propuestas consiste en la creación e implantación de una estrategia urbana de control de velocidad, con sus directrices claras y comunicadas a los vecinos del municipio y donde sus resultados se compartan con todos para reforzar la sensación de participación y calmado del tráfico.