Dieter Zetsche (Daimler-Mercedes): «Los clientes confían en el diésel más que los políticos»

El directivo repasa el presente y el futuro del sector tras la presentación del nuevo Clase A, «el mejor ejemplo de cómo hemos logrado rejuvenecer nuestra marca»

Actualizado:

Mercedes acaba de presentar la cuarta generación de su compacto Clase A, un coche tecnológicamente innovador -será el primer vehículo de producción con inteligencia artificial- y que avanza las futuras tendencias de diseño de la marca. Aprovechando su presentación oficial, el 2 de febrero en Ámsterdam (Holanda), ABC pudo reunirse con Dieter Zetsche, presidente del Consejo de Administración de Daimler AG y jefe de Mercedes-Benz Cars, junto con un reducido grupo de medios.

«La Clase A ha sido un gran motor de cambio en Mercedes-Benz», explica Zetsche minutos antes de presentarla por todo lo alto. «Es el mejor ejemplo de cómo hemos logrado rejuvenecer nuestra marca», asegura, algo a lo que atribuye parte de sus buenos resultados en 2017, cuando comercializó 3,2 millones de vehículos y ganó 10.864 millones de euros.

Para 2018, su objetivo, avanza, es continuar creciendo en ventas, aunque asegura que será difícil porque Mercedes está en pleno proceso de renovación de la gama: en pocos meses ha actualizado su berlina insignia, la Clase S, su todoterreno Clase G, y ha presentado su primera pick-up, la Clase X. En breve renovará también la Clase C, cuya nueva generación verá la luz en el Salón de Ginebra.

Todos incluirán mucha más tecnología, lo que implica grandes gastos en desarrollo. Pese a ello, el comienzo del año ha sido «muy bueno» para el fabricante, que no obstante observa con preocupación la nueva normativa de medición de consumos y emisiones WLTP. «Tenemos la obligación de reducir de forma significativa las particulas», admite Zetsche. El directivo recalca que hoy en día son capaces de construir motores diésel «limpios en comparación con los estándares actuales», pero avisa de que estos requieren de mucha tecnología (y por tanto su precio es elevado), con lo que podrían dejar de ser una opción rentable en los segmentos más pequeños.

No obstante, hace hincapié en que, pese a que la tendencia «está cambiando» y las ventas del diésel están reduciéndose respecto a los propulsores de gasolina, en 2017 todavía fue el combustible más requerido por los compradores de Mercedes. «Nuestros clientes confían mucho más en esta tecnología que los medios o los políticos», afirma. «Nosotros continuaremos reduciendo las emisiones, pero seguiremos utilizando motores diésel mientras sigan siendo rentables».

Nuevo Mercedes Clase A 2019
Nuevo Mercedes Clase A 2019

[Lee aquí toda la información sobre el nuevo Mercedes Clase A]

Paralelamente, la marca desarrollará un ambicioso plan de electrificación de su gama, en el que invertirá hasta 11.000 millones de euros antes de 2022. «La electrificación, la conectividad, los vehículos autónomos... todos son cambios que están transformando la industria», enumera Zetsche. «Cosas como los robotaxis (Daimler probará vehículos de pasajeros automatizados en los próximos meses), que hace poco eran ficción, están llegando».

Para adaptarse a un mundo tan cambiante, la compañía está estudiando dividirse en tres unidades de negocio independientes, que podrían ponerse en marcha en la junta general de accionistas de 2019: Mercedes-Benz Cars y Vans (turismos y furgonetas), Trucks y Buses (Autobuses y camiones) y Mercedes-Benz Financial Services, esta última abierta a los nuevos servicios de movilidad, como el car-sharing. Zetsche se muestra favorable a una estrategia que ya ha seguido su filial española: «No podemos actuar como un bloque en este mundo tan complejo. Necesitamos flexibilidad».

2019 será también la fecha en la que finalize su actual contrato al frente de Daimler y cuando podría dejar definitivamente el timón. ¿Cuál será su legado? «No pienso en legados, sino en que el balance sea positivo», zanja.