Descubre cuál es la mejor música para conducir

Una melodía muy rápida puede hacer que pisemos más el acelerador mientras que una clásica puede ayudar a mantener una conducción sin sobresaltos y sin cansarnos

MADRIDActualizado:

Los pasajeros, y especialmente los niños, suelen ser los que tienen la última palabra a la hora de seleccionar la música que nos acompaña en el coche durante nuestros viajes. Algo que podría ser considerado secundario puede ser un factor muy importante, ya que las ventajas que nos aporta la música van desde una mayor concentración, mejor comunicación y más positiva hasta un momento de disfrute y desconexión.

La música influye en nuestro estado de ánimo y en nuestras capacidades sensoriales. Y, como la conducción es una actividad que requiere de toda nuestra atención, es importante saber qué sintonizar para que no nos altere ni nos distraiga en el recorrido.

Aunque para gustos están los colores, en lo que se refiere a lo que escuchamos en el coche es básico seguir unas reglas tales como preparar la música antes de ponernos en marcha con un CD o un USB, no subir demasiado el volumen – lo aconsejable es un límite de 95 dB ya que si lo superamos nuestra capacidad de reacción puede disminuir hasta en un 20% – y no usar auriculares, según recomiendan desde Autingo, la plataforma para calcular el presupuesto cerrado de una reparación y reservar cita online en talleres de toda España.

Un estudio realizado por la universidad St. John’s de Newfoundland, en Canadá, revela que el ritmo de la música afecta al pulso cardíaco y a la actividad cerebral. Esto significa que si la canción tiene un ritmo rápido, el conductor tiende a pisar más el acelerador. Por esa razón, los géneros más recomendados son la música clásica y la música pop, por contener un ritmo cíclico, estribillos repetidos y sin mayor complicación.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta el tipo de vía por la que se circule. Por ejemplo, si vamos por una autopista o una autovía, es mejor oír una música que nos motive y nos mantenga alerta para evitar así cualquier síntoma de sueño o desconexión. En las ciudades, el volumen bajo es nuestro mejor aliado porque tenemos que estar pendiente de muchos estímulos en las calles, desde semáforos a peatones pasando por todas las señales de circulación. Y si nos vemos en un atasco, la música relajada nos alejará de muchos enfados, claxon y gritos a otros conductores.

Como último consejo, pero no menos importante, está saber si estamos a gusto escuchando música mientras conducimos. Ante cualquier señal de distracción, sólo hay que apretar un botón, apagar y seguir nuestro camino. Porque lo importante es sentirse cómodo en el volante, tanto como manejar un automóvil en perfectas condiciones.