Prueba virtual en el Movin'On 2019
Prueba virtual en el Movin'On 2019
Movin'On 2019

El «Davos de la movilidad» quiere hacer asequible el transporte «ECO»

Celebrado por tercer año consecutivo en Montreal, el Movin'On 2019 ha albergado debates entre directivos de empresas como Porsche, Audi o PSA, ingenieros, compañías financieras y emprendedores, en el que la gran conclusión fue la necesidad de trabajar de forma conjunta

Montreal (Canadá)Actualizado:

Pasar de las palabras a los hechos. El reto planteado este año en el congreso de movilidad Movin‘On, en el que han participado más de 5.000 expertos de 45 países, era presentar soluciones asequibles y factibles, más allá de la teoría, que permitan reducir el impacto medioambiental del transporte. Una necesidad acuciante porque, como aseguró Luis Alfonso de Alba, enviado especial de Naciones Unidas sobre el Clima, «2020 será un año clave» para combatir el cambio climático.

Celebrado por tercer año consecutivo en Montreal, el conocido como «Davos de la movilidad» ha albergado debates entre directivos de empresas como Porsche, Audi o PSA, ingenieros, compañías financieras y emprendedores, en el que la gran conclusión fue la necesidad de trabajar de forma conjunta. «No se puede innovar solo, hay que buscar diferentes opciones complementarias», explicó Nicolas Beaumont, responsable de desarrollo sostenible de Michelin, que definió el foro como «un ecosistema de soluciones».

El Movin’On también ha acogido propuestas como estímulos al car-sharing (cada unidad puede sustituir unos diez coches particulares) hasta incentivos a la electromovilidad, o esbozos de nuevos medios de transporte.

«No se trata solo de descarbonizar, sino de hacer las ciudades más habitables, porque en 2030 el 70% de la población vivirá en áreas urbanas», explicó Ursula Mathar, responsable de acción climática de BMW. Aunque todos los modelos del fabricante bávaro contarán con versiones electrificadas en 2025, Mathar insistió en que el cambio de paradigma debe consistir «en algo más que cambiar de gasolina a electricidad: hay que hacer la nueva movilidad accesible a todo el mundo». Para ello, BMW prevé que convivan en su oferta versiones 100% eléctricas con híbridas e híbridas enchufables, que permitan adaptarse a las distintas necesidades de cada cliente. Al mismo tiempo, trabaja en el impulso de energías renovables y en el reciclaje de baterías, pero también en la tecnología «Smart Charging», que permite emplear a los automóviles en almacenes móviles de electricidad que solucionen el problema de la fluctuación de la generación solar o eólica.

Una transición que debe llegar sin que el planeta se frene. «La movilidad tiene una correlación muy fuerte con el desarrollo: mientras más millas se recorren, más crece el PIB», aseguró Hadi Zablit, responsable de desarrollo de negocio de la Alianza Renault Nissan. Y también sin penalizar alternativas concretas. «No debemos movernos por oposición, sino intentando ser lo más eficientes posible», afirmó Philippe Montantême, de Total, según el cual dentro de 15 años al menos el 50% de los coches nuevos equiparán un motor de combustión.

Del retorno de las velas al coche imprimible

El concurso de empresas emergentes que acompaña al Movin’On fue el escenario donde se desvelaron las propuestas más rompedoras. Entre ellas, la de la española bound4blue, reconocida por el jurado como la más innovadora del año, que propone velas rígidas retráctiles para reducir el consumo y las emisiones contaminantes de los grandes cargueros.

Según esta compañía, fundada por dos estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña, permiten reducir hasta un 40% el consumo, y ya han comenzado los planes para instalarlas en los dos primeros navíos, de 40 y 60 metros. En 2018 también fue reconocida como una de las tres mejores la startup valenciana Zeleros, impulsora de una versión del tren de vacío Hyperloop.

Alternativas al autobús. Para complementar al transporte público, empresas como Uber o Lime ya han desembarcado en algunas ciudades con patienetes o bicis eléctricas. La startup gala Esprit planea profundizar en esa línea con un microcoche eléctrico capaz de formar un convoy: «Es complementario al metro o al bus, en zonas en las que la parada está lejos», asegura su creador, Valery Cervantes.

El camión sin cabina. Con el respaldo de Nvidia, la compañía sueca Einride propone un camión eléctrico y autónomo, capaz de circular sin conductor hasta 200 kilómetros.

El tren del futuro. A medio camino entre el AVE y Hyperloop, la firma polaca HyperPoland ha concebido un tren magnético capaz de usar la vía existente y alcanzar 415 km/h en las líneas de alta velocidad actuales.

Hora de imprimir su coche. Mediante técnicas de impresión 3D, Pix Moving propone revolucionar la forma en la que se producen coches

La compra, por la tubería. ¿Se imagina a su compra llegando a casa en una tubería como la del agua? «Basta un túnel de 0,9 m», dice Rupert Cruise, de MagWay.

El neumático sin aire. Michelin, uno de los principales patrocinadores del congreso, aprovechó la cita para presentar su Uptis, un «neumático» sin aire, y ecológico y eficiente, acrónimo de Unique Puncture-proof Tire System, Sistema Único de Neumáticos a Prueba de Pinchazos). Según Eric Vinesse, vicepresidente de desarrollo de Michelin, su versión de producción se comercializará en 2024.

«Está perfectamente adaptado a la nueva movilidad: conectado y preparado para el coche eléctrico y autónomo», aseguró Vinesse. El directivo aseguró que Uptis combina cuatro características que, según Michelin, ofrecerá el neumático del futuro: sin aire, conectado, imprimible en 3D, y medioambientalmente sostenible.

Según Michelin, Uptis ofrecerá un alto nivel de resistencia al desgaste y será más eficiente que los neumáticos actuales. También garantizará un mayor nivel productividad a los propietarios de flotas, ya que no será necesario tener que revisar periódicamente la presión, y mayor seguridad, al eliminar el riesgo de sufrir un pinchazo.

Igualmente su impacto medioambiental será más reducido, gracias al uso de materiales más eficientes y a la posibilidad, a medio plazo, de poder ser reparado mediante tecnología de impresión 3D. Según Vinesse, empleará goma y aluminio (para la llanta), pero también un material de alto rendimiento denominado «resina insertada en fibra de carbono» similar al utilizado en las tuberías de agua. El Uptis, queha supuesto diez años de desarrollo, parte de él en colaboración con General Motors comenzará a probarse en carretera a partir de este año en Michigan, montados en una flota de Chevrolet Bolt.