SEGURIDAD VIAL

Un conductor deslumbrado durante 5 segundos recorre a ciegas la distancia equivalente a un campo de fútbol

El 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramientos de noche

MADRIDActualizado:

Según el club automovilista británico RAC, con sólo 5 segundos deslumbrado, a una velocidad de 50 millas por hora (unos 80 km/h), un conductor recorre ‘a ciegas’ con su vehículo una distancia de 112 m, prácticamente la longitud de un campo de fútbol. Además, el 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramientos en horas crepusculares (amanecer o atardecer), según las estimaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT) y recogidos por Philips. En esta misma línea, un estudio de la autoridad viaria de Estados Unidos (NTHSA, por sus siglas en inglés) señala que el 17% de los accidentes que tienen como causa el entorno se producen por deslumbramientos.

Por la noche, nuestra capacidad visual se reduce hasta el 20% en comparación con la que tendríamos al circular de día. Pero no solo porque la falta de luz incide además en otros factores como la manera en que percibimos las distancias, el campo de visión o los contrastes, algo que con la edad no hace sino acentuarse. Por ello, es más que recomendable no complicar aún más la conducción propia y ajena provocando deslumbramientos, que suponen otro de los riesgos a los que hemos de hacer frente en horas nocturnas.

El deslumbramiento se origina cuando en el campo visual aparece una fuente luminosa de brillantez superior a la de la iluminación general. Entonces se produce una miosis máxima (contracción de la pupila) y molestias visuales transitorias como lagrimeo, frecuente parpadeo, y pérdida momentánea de la vista o agujero negro, especialmente si los ojos están adaptados a la oscuridad. A ello, le sigue una lenta recuperación de las funciones visuales, en un tiempo máximo considerado normal de 50 segundos, como apunta la Fundación Mapfre .

Por ello, el experto en iluminación Lumileds recuerda el importante papel que cumple el adecuado mantenimiento y uso del sistema de iluminación de cara a minimizar los deslumbramientos y la siniestralidad que llevan aparejada.

“Disponer de un sistema de iluminación en perfectas condiciones, con las lámparas y faros traseros y delanteros revisados por los profesionales de nuestro taller de confianza, es una práctica muy rentable en términos de seguridad vial que a menudo descuidamos. Y todo ello pese a que nos permitirá no solo cumplir con la máxima de ver y ser visto en carretera, sino que también contribuirá a minimizar el riesgo de deslumbramiento durante la noche y el crepúsculo, uno de los principales riesgos cuando circulamos con poca o nula luz”, señala Juan Sologuren, responsable de Lumileds en España, empresa que comercializa la marca de iluminación Philips en nuestro país.