Seat Ibiza Vaillante
Seat Ibiza Vaillante

Los Concept Car del Seat Ibiza

Ahora que se acaba de presentar en sociedad la quinta generación del Seat Ibiza podemos echar un vistazo a algunos de los prototipos que han marcado su historia

MadridActualizado:

Los nombres del Seat Ibiza Cabrio, el Proto C, el Ibiza Vaillante, el SportCoupé Bocanegra o el IBZ han ido marcando la historia del utilitario de la marca española allá por donde se han ido presentando.

Han sido, además, modelos en los que los diseñadores han puesto todos sus conocimientos para dar las verdaderas posibilidades del modelo original.

Algunos anticiparon las siguientes generaciones del Ibiza o algunas de las nuevas carrocerías que se han ido añadiendo a su familia. Otros, fueron simples ejercicios de estilo.

Ibiza Cabrio (1986): Un original y atractivo ejercicio de diseño

Seat Ibiza Cabriolet
Seat Ibiza Cabriolet

4 propuestas distintas generó la primera generación del Ibiza y el primero, el Ibiza Cabriolet By Proto Design fue diseñado por el griego Elias Bacoulas en 1986. Un modelo de color negro con una fuerte personalidad.

Un año después, en 1987, se presentó en el Salón del Automóvil de Barcelona el Ibiza Cabrio de la compañía ASC -firma de carrocerías especiales y personalizadas de Estados Unidos- con la base del Ibiza I y muy llamativo merced al color rojo de su carrocería, llantas y también su interior.

El tercer prototipo del Ibiza Cabrio fue elaborado por Italdesign en 1989, en un color rojo menos intenso que el anterior y paragolpes negros, unidad que SEAT guarda actualmente en su Colección de Coches Históricos. El cuarto y último prototipo apareció en 1991 con la base New Style (denominación del restyling realizado al Ibiza ese mismo año) y en color blanco. En total, cuatro diferentes diseños para un concept que causó sensación entre el público y aumentó sobremanera la popularidad del Ibiza en los años 80.

Proto C (París, 1990): Giugiaro avanza la segunda generación

Seat Ibiza Proto C
Seat Ibiza Proto C

La estrecha colaboración con Giorgio Giugiaro se alargó más allá del diseño del primer Ibiza. El genial diseñador italiano también fue el artífice del Proto C, que avanzaba la segunda generación del superventas español. Presentado en el Salón de París de 1990, ya incorporaba una plataforma y mecánicas procedentes del Grupo Volkswagen, aunque manteniendo unas señas de identidad profundamente mediterráneas.

El Proto C medía 3,910 metros de largo por 1,670 de ancho y 1,120 de alto, una talla muy cercana a la que posteriormente, en 1993, tuvo la segunda generación del Seat Ibiza y en el que se adivinaban ya algunas de las señas de identidad del modelo que aparecería unos años después.

Ibiza Vaillante (Ginebra, 2006): Un coche de ficción para un piloto virtual

El Seat Ibiza Vaillante sugería sentirse el protagonista de los libros de cómic Michel Vaillant. Ese fue el objetivo que movió al Centro de Diseño de la marca de Martorell para crearlo: provocar en quien lo contemplaba la sensación de poseer un coche de ficción para volar mentalmente a escenarios donde protagonizar las más inesperadas aventuras. Por eso Seat no pretendió producir el Vaillante en serie ni venderlo. Ni siquiera prefiguraba un nuevo Ibiza. Era, simplemente, un “coche virtual” salido de las tiras del comic y convertido en realidad en un Salón del Automóvil cuya misión no era otra que aportar una imagen más deportiva y joven a la marca, y potenciar el lanzamiento de la gama del Ibiza 2006.

Luc Donckerwolke, director de Diseño de Seat se basó en un prototipo único de Seat Sport, en un Ibiza muy especial con unos ejes delantero y trasero diferentes, con 40 milímetros más por lado de anchura, llantas de 19 pulgadas de diámetro y 8,5 pulgadas de anchura y neumáticos 235/35 R 19.

Estaba equipado con una mecánica de cuatro cilindros y 1,8 litros de capacidad, alimentada por turbocompresor, que se derivaba de la que llevaba el antiguo León Cupra. La principal diferencia es que aquél desarrollaba una potencia de 225 caballos, mientras el del Ibiza Vaillante alcanzaba los 240.

Ibiza SportCoupé Bocanegra (Ginebra, 2008): El regreso de un mito

Seat Ibiza Bocanegra
Seat Ibiza Bocanegra

Seat desveló en el Salón de Ginebra 2008 el prototipo SportCoupé “Bocanegra”, un vehículo que rebosaba carácter y deportividad por los cuatro costados, y con el que la marca española adelantaba el lanzamiento de la nueva generación del Ibiza. Recuperaba el nombre del mítico modelo deportivo de los setenta y era capaz de transmitir emociones intensas desde la primera mirada. El “Bocanegra” fue proyectado en el Centro de Diseño de Seat en Martorell.

Nada más verlo, llamaba la atención el espectacular frontal en color negro. De ahí el origen de su nombre, “Bocanegra”. Su mitad superior estaba culminada por un cautivador metacrilato oscuro que sólo dejaba entrever los grupos ópticos delanteros con tecnología de LED. Su carrocería de 2 puertas con una marcada silueta coupé se reafirmaba a su vez por este frontal negro semitransparente que recordaba, con una evidente distinción en el tiempo, al lanzamiento del primer Seat SportCoupé, el mítico Bocanegra.

El Bocanegra incorporaba el potente y eficaz motor 1.4 biturbo con tecnología TSI y caja de cambios DSG de siete velocidades. Esta combinación fue la primera vez que se presentaba un modelo con el motor 1.4 TSI biturbo y con cambio DSG de siete velocidades con levas en el volante. Fue tal el éxito conseguido con el “Bocanegra”, que un año después del lanzamiento de la cuarta generación del Seat Ibiza salió al mercado una serie especial basada en el prototipo.

IBZ (Frankfurt, 2009): Llega la versión familiar

Seat dio a conocer en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2009 el concepto IBZ, un vehículo que avanzaba las líneas de la nueva versión familiar del Ibiza. El formato del concepto IBZ unía flexibilidad y funcionalidad, sin que esto supusiera ningún compromiso para su diseño exterior e interior, representando fielmente los valores de la marca: juventud, diseño innovador y deportividad.

Seat Ibiza IBZ
Seat Ibiza IBZ

Una vez más, el director de Diseño de Seat, Luc Donckerwolke, aplicó su visión para combinar un atractivo diseño con un vehículo tremendamente funcional en el que el confort y el espacio se unen a la tradicional filosofía deportiva que caracteriza a todos los modelos de la marca. El reto, combinar una carrocería familiar, con mayores dimensiones y posibilidades de carga, con la marcada personalidad de un modelo como el Ibiza, con un carácter tremendamente deportivo y joven.

Buena prueba del excelente trabajo realizado, lo mostraba el Concept IBZ en su frontal, en el que la evolución del concepto “Arrow Design” era un hecho. En el capó aparecía una nueva línea que divide el coche simétricamente y que afila la imagen del conocido frontal del Ibiza, aspecto al que también contribuyen las dos líneas que remarcan, a modo de cejas, los faros, combinando éstos un interior con formas de diamantes con la tecnología de LED.

El diseño del nuevo portón, que identificaba claramente al IBZ, era su otro gran centro de atención. Al abrirlo llama la atención su amplio maletero de más de 410 litros de capacidad, que se puede ampliar considerablemente si los respaldos de las plazas traseras se abaten, quedando una superficie de carga totalmente plana hasta los respaldos de los asientos delanteros. Asimismo, permite acumular objetos hasta el techo, tanto sin abatir los respaldos de las plazas traseras como con los citados respaldos abatidos, ofreciendo un considerable volumen interior.