Cómo elegir entre taxi o VTC para que salga más barato

Para obtener un ahorro es necesario tener en cuenta el tráfico y la hora del día

MADRIDActualizado:

La presencia de los vehículos denominados VTC (Vehículos de Alquiler con Conductor) ha supuesto una importante competencia con el sectro del taxi, noe xenta de polémica. De cara al consumidor, se podría deducir que una mayoir oferta supone también una mayor posibilidad de tener tarifas más ventajosas a la hora de solictar un servicio de transporte. Pero en la práctica resulta complicado saber si va a ser más barato elegir un taxi o un vehículo de VTC. Por poner un ejemplo, en Madrid, la tarifa plana de taxi desde el aeropuerto se traduce en que el VTC llegue a suponer más de 10 euros de ahorro en los desplazamientos al centro.

El precio es uno de los aspectos fundamentales que los clientes tienen en cuenta a la hora de elegir si se decantan por un taxi o por los coches de alguna de las compañías, pero también el servicio recibido, y detalles como dispner de una conexión WiFi para el teléfono móvil, o un botellín de agua durante el trayecto.

En cuanto al precio, que parece ser el factor más valorado, factores como la hora del día o el trayecto escogido influyen decisivamente en el resultado. Así se refleja en el estudio realizado por Chipi Data después de analizar 28 de los trayectos más habituales hacia destinos representativos y emblemáticos de Madrid y Barcelona a partir de los datos extraídos de los viajes gestionados a través de la plataforma, que ofrece los datos de movilidad urbana en base a su aplicación que compara en tiempo real disponibilidad, precios y tiempos de espera de todos los servicios de movilidad de la ciudad.

Tomando como referencia el importe medio por franja horaria de los viajes examinados, más de 7.500 en total, ha sido posible discernir el mejor momento para realizar un trayecto dependiendo de la opción escogida. En Madrid, el precio por trayecto en taxi es muy estable durante todo el día, viéndose incrementado durante las horas de madrugada.

El panorama es distinto si se opta por las distintas opciones de VTC, cuyas tarifas son más sensibles a la demanda y el volumen de vehículos disponibles. Esto explica que se puedan apreciar algunos picos a lo largo del día correspondientes a las horas punta, muy especialmente a las 09.00 de la mañana, cuando la demanda y, por tanto, el tráfico, son mayores.

El modelo de tarificación del taxi proyecta una tendencia muy similar en Barcelona, donde el precio vuelve a ser más lineal en comparación con las opciones VTC, sujetas a las fluctuaciones del tráfico y la demanda. Esto explica que el precio de este tipo de servicios sea más alto en momentos clave del día, como a primera hora de la mañana (09.00), mediodía (12.00) o a partir de las 18.00 de la tarde, y más económico durante la madrugada.

En Madrid, donde existe una tarifa plana de taxi desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas hasta el centro, el importe por un trayecto hasta Torre Picasso, una de las principales zonas de negocios, es de 30€, lo que arroja una diferencia notable con respecto a las opciones de VTC, que apenas llegan a superar los 21€ en hora punta.

En la Ciudad Condal, desplazarse desde el aeropuerto Barcelona-El Prat hasta Distrito 22€ en taxi es, en cambio, más económico que hacerlo en VTC, rozando los 5€ de diferencia en determinadas horas como, por ejemplo, a las 15.00 de la tarde.

Desplazamientos turísticos

Un trayecto tan habitual como el que une los puntos de la Estación de Francia y la Sagrada Familia, uno de los principales atractivos turísticos de Barcelona, también conlleva una diferencia de precio a tomar en consideración en función de la hora del día y el tipo de servicio.

La diferencia entre taxi y VTC es estrecha en algunas franjas horarias, existiendo distintos momentos del día en que cada opción resulta más económica que la otra. Sin embargo, en las horas en las que hay mayor demanda de VTC es donde más se nota esa diferencia, en este caso a favor del taxi, que llega a suponer un ahorro de hasta casi 4€ a las 18.00 de la tarde.

No sucede lo mismo en otra de las rutas analizadas, en este caso en Madrid, donde desplazarse desde la Estación de Atocha al Museo del Prado resulta más económico si se hace en VTC independientemente de la hora del día. La diferencia varía desde los 0,81€ de las 10.00 de la mañana, hasta los 2,68€ de las 23.00 de la noche y varios puntos de la madrugada.

Los acontecimientos deportivos no quedan exentos de esta comparativa, y los aficionados al fútbol agradecerán saber que la opción más económica para ir de la Estación de Chamartín al estadio Santiago Bernabéu es la de los VTCs, hasta 4€ más barata que el taxi dependiendo de la hora del día. La variación es menos clara cuando se trata de realizar un desplazamiento entre la estación de Nuevos Ministerios y el estadio Wanda Metropolitano. La diferencia tarifaria entre ambas opciones fluctúa considerablemente a lo largo del día y, si bien hay puntos en los que el VTC puede llegar a resultar la opción más ventajosa en términos económicos, por lo general es más barato (hasta 7€) realizar este trayecto en taxi.

Y lo mismo sucede en Barcelona, donde a lo largo del día la opción más económica para cubrir el trayecto entre el aeropuerto de Barcelona-El Prat y el Camp Nou suele resultar el taxi, con un pico máximo de ahorro respecto al VTC de 4,28€ a las 16.00 de la tarde.

Cómo cobran y qué ofrecen

Los taxis y las diferentes plataformas tienen cada una su forma particular de cobrar por el servicio. Así, Cabify tiene un precio cerrado que aparece en la aplicción una vez se introduce el origen y el destino del trayecto, mientras que Uber muestra un precio aproximado de lo que costará el viaje. En el taxi, sin embargo, no es posible conocer el coste exacto hasta que finaliza el trayecto, y aunque no hay un precio cerrado —cosa que sí existe para los trayectos al aeropuerto de Barajas en Madrid— las tarifas son fijas.

Para muchos usuarios también resulta fundamental a la hora de escoger cómo desplazarse los detalles que cada compañía ofrece. En Cabify, por ejemplo, la mayoría de los vehículos cuentan con WiFi y los conductores ofrecen botellas de agua, explican desde la compañía. En Uber, en cambio, estas prestaciones dependen del conductor en cuestión, confirman desde la empresa, aunque eso no quiere decir que no existan. En cuanto al taxi, cada vez son más los conductores que, de forma particular, ofrecen tanto la conexión WiFi para el móvil como agua a sus pasajeros.