Cómo actuar si entra un bicho en el coche mientras conduces

Si intentamos espantarlo sin detener la marcha corremos el riesgo de tener un accidente

MADRIDActualizado:

Los viajes al campo y a la playa, o incluso en plena ciudad, hacen que en esta época del año sea frecuente encontrarse con algún insecto volador en nuestro camino, con el riesgo de que entre en nuestro coche.

Para evitar un percance o accidente debido al nerviosismo o por los movimientos lógicos al intentar espantarlo mientras estamos al volante, es necesario seguir una serie de recomendaciones.

Según los expertos de F undación Mapfre lo mejor es prevenir, por lo que lo primero que deberemos hacer al subir el coche, especialmente en primavera y verano, es inspeccionar el vehículo y comprobar que a simple vista no se ha colado ningún bicho. De esta forma evitaremos coger el coche ya con el insecto en el vehículo. Si vemos que hay alguno dentro lo mejor es abrir las ventanillas y las puertas y poner el aire acondicionado con aire frío, con lo que facilitaremos la huida del animal.

Si llevamos algún pasajero quizás pueda pensar que es capaz de echar a la avispa del coche, pero no es algo aconsejable por dos razones. Primero porque sus movimientos te distraerán de la conducción, y en segundo lugar porque si tu acompañante fracasa, lo único que habréis conseguido es molestar al insecto, que en caso de ser una avispa se pondrá en estado más agresivo, según nos recuerdan desde Eurotaller. Es mejor dejar las ventanillas bajadas y reducir la velocidad para que el insecto se marche.

Si vas solo, abre las ventanas para que tenga mayores puntos de escapatoria y reduce la velocidad. Si a pesar de todo no se ha ido, se recomienda detener el vehículo en un lugar apartado de la carretera, donde no entorpezca la circulación de otros automóviles. Lo ideal es aprovechar la salida de alguna vía de servicio o una gasolinera.

Evita en todo momento hacer aspavientos, mover los brazos y manos para hacer salir al insecto. De esta forma nos pondremos nerviosos y pondremos nerviosos al insecto intruso. Además las dos manos deben estar en todo momento en el volante mientras conducimos.

Si desafortunadamente el insecto nos ha llegado a picar, haremos lo mismo. Intentaremos mantener la calma y pararemos nuestro vehículo en un lugar seguro.