Con qué colores se indica la intensidad de las nevadas en carretera

Desde el verde cuando comienza a nevar hasta el nivel negro, que indica peligro, así son las señales con las que nos advierte la DGT

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En pleno invierno, y tras las intensas nevadas que seguirán presentes en los próximos días en numerosas carreteras, los conductores deben prestar atención a las señales de tráfico y alertas que indican la peligrosidad de las vías, o incluso si estas están cortadas al tráfico debido a la intensidad de la nevada.

Por eso la DGT nos recuerda el código de colores con el que se informa de cómo están transitables o no las carreteras españolas.

El primer nivel, es decir, cuando comienza a nevar, está señalizado con el color verde.

La velocidad se limita en estos casos a 100 km/h en las autopistas y autovías, y a 80 km/h en las carreteras convencionales. Los camiones deberán circular por el carril derecho y no podrán adelantar. Se recomienda evitar los puertos, extremar la prudencia y estar atento a los partes meteorológicos.

El siguiente nivel está indicado por el color amarillo, e indica que la carretera está parcialmente cubierta de nieve. En este caso se prohibe la circulación de camiones y vehículos articulados.

Los turismos y autobuses no podrán superar una velocidad máxima de 60 km/h. Como recomendación, hay que evitar realizar maniobras bruscas y, en caso de encontrarnos en curva o en una carretera descendente, hay que disminuir más la velocidad.

El color rojo es el tercer nivel señalizado por la DGT. En este caso la carretera se encuentra cubierta de nieve. Se mantiene la prohibición de circular a vehículos articulados, camiones y autobuses. al resto de vehículos se les recomienda no circular.

No se debe rebasar a los vehículos inmovilizados si no se tiene la seguridad de poder continuar la marcha. Sólo se puede circular con cadenas o neumáticos de invierno, y la velocidad máxima permitida es de 30 km/h.

Finalmente, el color negro indica que hay mucho espesor de nieve en la carretera. Se prohibe la circulación debido al espesor de la nieve o el hielo. Hay riesgo de quedarse inmovilizado. Si un vehículo se queda bloqueado en la carretera hay que utilizar el motor lo imprescindible para disponer de calefacción. No se debe abandonar el vehículo si no hay un refugio cercano.

Para no obstaculizar el trabajo de las máquinas quitanieves y operativos de rescate hay que aparcar lo más orillado posible, y si es una carretera de varios carriles, evitando los de la izquierda.

En esta época las condiciones meteorológicas son muy cambiantes, por lo que es necesario examinar con detenimiento el itinerario más adecuado para cada situación.

Durante el invierno son frecuentes las condiciones meteorológicas adversas como la nieve, hielo, niebla, lluvia y viento, que alteran de forma significativa las condiciones en que se desarrolla la circulación, a la vez que generan mayores dificultades a las previstas en el viaje por carretera produciendo en el conductor fatiga visual y aumento de la tensión nerviosa, todo ello lleva consigo una disminución de la atención en la conducción.

Todos estos inconvenientes que se nos pueden presentar, se superan teniendo siempre presentes las 2 Reglas Básicas para la conducción en invierno que son: la prevención y la prudencia, que nos permitirán circular por carretera en esta época del año en las mejores condiciones de Seguridad Vial.