Coches alquilerSe dejaron a la abuela en el coche

Una abuela, dos bebés o una pierna ortopédica, entre los “olvidos” más increíbles de los usuarios de coches de alquiler

MadridActualizado:

Tal vez suene a broma o no sepamos si fue intencionadamente, pero resulta increíble qué cosas se deja la gente dentro del coche.

Goldcar, la empresa de alquiler de coches ha recopilado todo aquello que sus clientes han olvidado dentro del coche que alquilaron y no puede ser más triste.

Aunque hay cosas que si pueden olvidarse por las prisas a la hora de dejar el coche para coger un avión o un tren, hay otras que resultan imperdonables. Balas, una placa de policía, dentaduras postizas o una catana son algunos de los objetos más curiosos que los clientes se han dejado se supone que por descuido en los coches al devolverlos.

Pero el colmo de los despistes se vivió el pasado verano en una de las oficinas de Sevilla cuando el personal de la compañía descubrió que una familia había olvidado a la abuela en el interior del vehículo. También se han dado descuidos tan difíciles de entender como, en dos ocasiones, dejar a sendos bebés en sus sillitas de viaje dentro del automóvil.

Dos bebés se quedaron olvidados en sendos coches
Dos bebés se quedaron olvidados en sendos coches

Como explica Tonica Safont, directora de RR.HH. y Servicio al Cliente de Goldcar, “situaciones tan increíbles son muy poco habituales pero se han dado; eso sí, siempre con un final feliz, apenas minutos después de producirse. Disponemos de una red de 69 oficinas en todo el arco mediterráneo desde donde gestionamos una flota de más de 42.000 vehículos por lo que nos enfrentamos a situaciones de todo tipo casi cada día.”

El anecdotario incluye también curiosas situaciones como, el olvido por parte de un cliente de una pierna ortopédica; o el hallazgo de una caja con balas por parte del personal de mantenimiento al realizar las labores de limpieza de un vehículo. Unas muletas, la placa de un policía en activo, disfraces, una dentadura postiza, una catana, o el equipaje al completo perfectamente organizado en el maletero son otros ejemplos de objetos francamente curiosos que los clientes han dejado olvidados en los coches que han alquilado para disfrutar de sus vacaciones.

“En ocasiones -explica Safont- la nota sorprendente no la pone tanto el objeto olvidado en sí como las reacciones que provoca su posible pérdida en los dueños. Nos hemos encontrado con situaciones realmente curiosas”. Algunos ejemplos: una docena de huevos, cuyos propietarios, al cerciorarse del olvido al llegar a su destino, llamaron para gestionar su envío con carácter de urgencia. “Algo similar ocurrió con un biquini que encontramos entre los asientos de uno de nuestros vehículos. Su propietaria, francamente afectada, nos llamó insistentemente para comprobar el buen estado del mismo y gestionar su inmediata recuperación”, comenta.