BBC

Un coche eléctrico recorre 95.460 kilómetros y atraviesa 34 países en tres años

Un holandés es el protagonista de la hazaña de conducir un Volkswagen Golf 100% electrificado desde los Países Bajos hasta Nueva Zelanda

MADRIDActualizado:

En marzo de 2016, el youtuber holandés Wiebe Wakker decidió adentrarse en la aventura de emprender un largo viaje por carretera para demostrar que la autonomía de los coches eléctricos no es un problema. Con su Volkswagen Golf, modificado para ser 100% eléctrico, y al que apoda «Blue Bandit», Wakker ha recorrido en 1.051 días 95.460 kilómetros, atravesado 34 países y recibido la ayuda de 1.700 personas. Y es que la colaboración de la gente ha sido fundamental para completar el viaje, ya que comenzó el viaje sin un solo euro en el bolsillo.

Desde Autocasión desvelan que el plan original del proyecto era terminar en Sydney (Australia), destino al que Wakker llegó en abril. Sin embargo, el viaje no terminó ahí. En mayo, el holandés y su «Blue Bandit» se dirigieron a Nueva Zelanda para continuar su viaje, llegando a la capital, Wellington, el 25 de junio y, finalmente, a Bluff, donde ha concluido la aventura, el 19 de julio.

Este holandés define su viaje como bonito, pero subraya que ha sido un reto complicado. Según Wakker, hubo zonas en las que sufrió bastante. Por ejemplo, en Australia, donde se quedó tres días a la deriva por falta de suministro eléctrico. Al parecer, no pudo moverse hasta que consiguió que alguien le remolcara, ya que allí es muy complicado encontrar puntos de carga. De hecho, en Nueva Zelanda, aseguró que Australia estaba muy atrasada a la hora de hablar sobre electrificación.

«Estoy emocionado de haber llegado hasta aquí. Sin embargo, tengo sentimientos encontrados en este momento. Estoy triste porque mi aventura ha llegado a su fin, pero también feliz de volver a casa, tener un armario para poner mi ropa, volver a ver a amigos y familiares y comenzar un nuevo desafío», ha declarado Wakker al llegar a la línea de meta. Aunque el logro de Wakker es de récord, no puede solicitar un Guinness, ya que al estar su coche modificado queda fuera de las normas del certamen. «Un día, definitivamente, me compraré un coche eléctrico», aseguró, al acabar la aventura.