Catalizadores: el robo de moda por el platino que contienen

Albergan también paladio y rodio, metales escasos que alcanzan un gran valor en el mercado negro. Reponerlo puede suponer hasta 1.000 euros

Actualizado:

La Policía Nacional ha alertado del «repunte» en el robo de catalizadores en coches aparcados en garajes que se está produciendo en Logroño (La Rioja). Se trata de una pieza cuya sustracción ha sufrido repuntes puntuales desde 2014 en ciudades como Madrid, Toledo, Zaragoza o Valencia, debido a su contenido en platino, paladio y rodio, metales escasos que alcanzan un gran valor en el mercado negro.

Fuentes de la Policía han explicado a EFE que, en el caso de Logroño, este tipo de robos se producen de forma continuada durante el año, aunque en algunas épocas detectan algunos más. Las fuentes policiales consultadas han explicado que este tipo de robos se produce en ocasiones «casi bajo pedido» dado el alto coste que tiene este componente de los automóviles.

Han precisado, no obstante, que el aumento en este tipo de denuncias «no es alarmante» y que en años anteriores también se habían detectado «repuntes» en el robo de éste y de otros componentes de automóviles.

Para evitar estas situaciones recomiendan a las comunidades de vecinos instalar cámaras de seguridad, porque suelen ser un elemento disuasorio ante posibles robos.

Hasta 1.000 euros

Los ladrones que roban los catalizadores buscan, principalmente, el platino que reduce las emisiones contaminantes a través del tubo de escape. Este metal se paga muy bien en el mercado negro.

Sin embargo, las víctimas deben de asumir un alto coste. Reemplazar la pieza puede suponerles un desembolso cercano a los 1.000 euros si el catalizador es original. Si es de segundas marcas, el precio de la factura puede bajar hasta los 600 euros, dependiendo del taller.

En enero de 2016, la Policía Nacional recuperó 41 bidones que contenían 10 toneladas de polvo de platino para catalizadores, valorados en más de 600.000 euros.