CARLA: el entorno virtual que enseña a conducir a los coches autónomos

Este entorno pretende reducir las limitaciones físicas de entrenar un coche en un entorno real, con los riesgos que ello implicaría, así como una rebaja sustancial en recursos y fondos

MadridActualizado:

La luz del ocaso, un accidente a pocos metros, un vehículo circulando en dirección contraria o lluvias torrenciales. Son algunas de las situaciones con las que puede encontrarse un coche en la carretera y, ni siquiera, un vehículo autónomo estaría exento de dichos momentos, que en ocasiones pueden llegar a ser trágicos.

Para dotar a estos coches de la inteligencia y capacidad de reacción suficiente, investigadores del Centro de Visión por Computador de la Universidad de Barcelona han desarrollado, junto a Laboratorios Intel y el Instituto de Investigación de Toyota, un entorno virtual de código abierto y gratuito capaz de generar este tipo de contextos, tal y como informan desde la página web de Innovaspain.

CARLA, nombre del entorno, pretende reducir las limitaciones físicas de entrenar un coche en un entorno real, con los riesgos que ello implicaría, así como una rebaja sustancial en recursos y fondos. Desde esta página web también indica que, a través de un artículo científico asociado al proyecto, «un solo vehículo está lejos de poder compilar los datos suficientes para cubrir la multitud de casos o situaciones que deben ser procesadas por un vehículo autónomo».

Por ello, CARLA también proporciona al automóvil el acceso a información de importancia como las coordenadas del GPS, velocidad, aceleración y datos detallados sobre distintas infracciones y la posición de todos los participantes del tráfico.

«La iniciativa nos permite conducir en diferentes entornos, condiciones de luz, cambios en la meteorología o escenarios urbanos, fundamentales para hacer de la conducción autónoma algo seguro y factible en un futuro cercano», explica Antonio López, uno de los investigadores del proyecto. Tanto él como el resto de investigadores esperan que el nuevo entorno sirva para que una amplia comunidad participe activamente en la investigación de la conducción autónoma, como se puso de manifiesto hace unas semanas en la First Conference in Robot Leaning de Mountain View, California.