Bimba Bose y Sergio Torres, vencedores de la Land Rover Challenge 2016

David Bustamante y Elena Furiase lograron el segundo puesto

MADRIDActualizado:

Fundació Cívica Oreneta del Vallés, representada por Bimba Bosé y Sergio Torres, ha sido la ONG ganadora de la VII Edición del Land Rover Discovery Challenge. Tras ellos quedo la Asociación Barró, representada por David Bustamante y Elena Furiase, que se hicieron con el segundo puesto.

Los equipos liderados por Bimba y Torres sumaron el mayor número de puntos al término de los dos días de pruebas, que han convertido convirtiendo esta VII Edición del Land Rover Discovery Challenge en una de las más duras y atractivas de toda su historia.

En esta ocasión, el clima del Norte de España hizo las delicias del grupo. La dureza de las pruebas de la segunda jornada, que tuvo un ritmo frenético, dejó a los participantes sin aliento, pero plenos de satisfacción por los retos superados.

Al esfuerzo físico se sumaba el compromiso con sus respectivas fundaciones, que defendieron con todas sus fuerzas hasta el final, lo que sin duda fomenta cada año una rivalidad entre los participantes y los diferentes equipos.

Rapel en el cortado de El Bolao

La prueba que más nervios creó entre los participantes durante la segunda jornada fue sin duda el descenso en rapel por El Bolao, un impactante y sobrecogedor cortado sobre el Cantábrico, con una caída libre de 40 metros. En esta ocasión, el Discovery 4 les sirvió también a los participantes de anclaje de sus arneses, asegurando su bajada hasta la playa. Con el viento del mar batiendo a sus espaldas, las risas flojas y las palabras de aliento entre los diferentes miembros de los equipos fueron el tono general. Los móviles en las manos para hacerse improvisadas instantáneas y la visión de la gente al ras del acantilado, con una sensación de vértigo a sus pies, fue comparable a la grandeza que vivieron los aventureros el año anterior al tirarse desde el Puente de Ronda.

La espectacularidad de la competición hizo que todos quisieran estar a la altura, porque la ocasión lo merecía, y más cada una de sus fundaciones. Ninguno de los participantes quiso quedarse atrás, e incluso, alguno tuvo que hacer de tripas corazón para poder superar el reto y así sumar puntos. Sin embargo, y muy a su pesar, los obstáculos no terminaban al llegar a la arena, sino que seguían con otras pruebas combinadas: construir un puente para cruzar una cascada natural y, después la recuperación de neumáticos, o tirarse en tirolina, todo un clásico ya del Land Rover Discovery Challenge, completaron el reto.

Gymkhana en Comillas y carrera de Trainerillas

Sin aliento, abandonaron el cortado, mientras que ya se llevaban en la retina un momento único que se sumó a una mañana intensa de acción, en la que ya habían realizado una ruta 4x4, probando una vez más las virtudes del agarre y capacidad del Discovery 4, además de un circuito sobre arena en la localidad de Cóbreces, a tan sólo 7 Km de Comillas, que hizo disfrutar a los amantes del 4x4 de la zona que se acercaron para ver el espectáculo de los Discoverys en acción.

Después todos ellos llegaron a Comillas, presidida por su soberbia universidad, que acogió a la comitiva con los brazos abiertos, y más aún cuando descubrieron que entre sus participantes se encontraba David Bustamante, oriundo de San Vicente de la Barquera, que se dio literalmente un baño de masas entre sus paisanos santanderinos.

Después de hacerse la foto de grupo bajo el Palacio de Sobrellano, del arquitecto modernista Joan Martorell, los 10 famosos y el resto de los concursantes realizaron una Gymkhana que les hizo pasar corriendo, eso sí, por otros lugares emblemáticos de esta bonita ciudad costera, como es el Capricho de Gaudí, lo que sin duda llamo la atención de turistas y lugareños.

Y, como broche del día, qué mejor sitio para la traca final que la Playa de San Martín de Santander, donde ya casi sin fuerzas para continuar compitiendo, los participantes tuvieron que realizar `in extremis´ una carrera en las famosas trainerillas, tras recibir una breve clase teórica que, por supuesto, se les quedó corta. Al final, todos, aunque unos antes y otros mucho después…, llegaron de vuelta a la orilla, escribiendo el `end´ de dos días de Challenge que una vez más pasará a la memoria de todos los que tuvieron la suerte de vivirla en primera persona.