Las averías que puede sufrir tu coche si te pilla una riada

Las posibles averías dependerán de la altura del agua y del tiempo que haya estado el vehículo sumergido

MadridActualizado:

Este año ha sido bastante seco, una casuística que si se junta con las primeras intensas lluvias del año -o incluso temporales-, puede provocar que las carreteras no estén adaptadas para este cambio tan brusco que hacen que aparezcan riadas e incluso inundaciones. Según los expertos que han elaborado para el Ministerio de Medio Ambiente el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación (PGRI) de la Cuenca del Ebro, las inundaciones provocadas por la combinación de lluvias torrenciales y desbordamientos de ríos y barrancos se llevan por delante en España, cada año, una media de 800 millones de euros, además de vidas humanas.

Por lo tanto, si vives en una zona en las que se suceden las lluvias intensas y las tormentas, debes tener especial cuidado a la hora de moverte. Y eso también incluye el coche. En primer lugar, es importante que intentes resguardar tu coche de las inclemencias metereológicas, para evitar que éstas le dañen, tanto en la carrocería como el interior, tal y como indican desde el blog de Mapfre, quienes también indican que se debe tener especial cuidado con parkings, en los que las arriadas pueden llegar de fácil manera, y sendas o caminos en los que una corriente de agua grande pueda llevárselo por delante.

Sin embargo, si no has podido dejarlo a salvo, y el agua ha llegado hasta el interior del coche, hay una serie de consejos que puedes seguir para evitar que el daño sea aún mayor, y tratar de paliar las lesiones que haya podido sufrir. No desesperes: aún no está todo perdido si haces caso a estas recomendaciones sobre qué hacer si se te inunda el coche.

En un principio, no deberíamos preocuparnos si el nivel ha llegado hasta la mitad de las ruedas, aproximadamente. En este caso el coche podrá arrancar, pero es probable que tengamos que sustituir el catalizador -600 euros de media-. Otra de las posibilidades es que el agua entre por la toma de aire del motor. Si llega agua a los cilindros puede que llegue a doblarse una biela. Esta avería es menos probable en un motor de gasolina que en un diésel porque normalmente falla antes el sistema de encendido, de forma que el motor se cala. La avería puede costar desde 400 euros -sustituir un sistema de encendido- hasta más de 3.000, por lo que tocaría cambiar todo el motor.

Si el agua llegara a entrar en el interior del coche habrá que cambiar tapizados, guarnecidos y mandos de control, así como todos los aislantes y fijaciones que llevan estos elementos, ya que simplemente dejar que se sequen no serviría de nada. El presupuesto puede superar los 3.000 euros.

Si el agua ha superado la mitad de la altura del coche no deberíamos intentar ponerlo en marcha. Los mecánicos podrán intentar salvar el propilsor, para lo que habrá que adesmontarlo, secarlo y eliminar el barro. En modelos de más de 10 años, también puede entrar agua en la caja de cambio por los respiraderos que tienen, por lo que habrá que desmontarla y limpiarla. El presupuesto puede superar los 2.000 euros.

Si el agua ha cubierto el coche completamente, la situación puede que sea irreversible, ya que el agua y el barro habrán llegado a cada pequeño rincón del mismo. Habría que proceder a desmontarlo completamente, secarlo y limpiar cada una de las piezas, además de sustituir otras. La reparación podría tener un coste superior a la de un vehículo nuevo.