AUTOMOBILE BCNEnrique Lacalle: "El Automobile es una gran plataforma de ventas para las marcas"

El Salón del Automóvil de Barcelona celebra este año su centenario con la presencia de 45 marcas

Actualizado:

Enrique Lacalle (1950) preside el Salón del Automóvil de Barcelona desde 2001 –rebautizado como Automobile en 2017–, un periodo durante el que ha visto la fluctuación de un sector que ahora, tras años de recuperación, acumula siete meses de caída de ventas.

—La edición del centenario llega en un momento de incertidumbre.

—El mundo de los salones internacionales se está complicando, sí: París ha sufrido, Ginebra también... Pese a ello, en Barcelona vamos a tener más marcas que nunca: 45, un 50% más que en 2017.

—En 2017 hicieron un giro para enfocar el salón hacia la tecnología. ¿Mantienen la apuesta?

—Sí. En 2017, y a petición del sector, le dimos la vuelta al salón: una parte dedicada al coche conectado, por eso el cambio de nombre, Automobile, y por otro un motorshow tradicional. Lo hicimos, y salió bien, pero las marcas siguen queriendo exponer coches, y venderlos. Para muchas marcas, el salón supone un tirón de ventas muy importante. En la edición del pasado año se llegaron a firmar hasta 80.000 compromisos de venta. Hay marcas que prefieren centrarse en exponer, y otras que crean un equipo comercial superpotente y venden la tira.

—El sector anda revuelto: mensajes confusos desde las administaciones, falta de ayudas...

—El automóvil representa el 10% del PIB, el segundo sector de la economía española solo por detrás del turismo, 400.000 empleos... Hay que recordarlo. Y es necesario volver a los planes de incentivos para la renovación de coches, y lanzar mensajes claros y transparentes sobre las energías. Hay que dejar claro que no se vende ahora ningún coche diésel o gasolina que esté fuera de normativa. El consumidor está asustado, y eso es dramático.

—Además del salón profesional, el salón de Barcelona siempre ha tenido un gran tirón popular: en 2017, 775.000 visistantes, su récord.

—Tenemos un supersalón, el único internacional en España reconocido por la OICA (la organización mundial de fabricantes), 45 marcas, una gran concentración de presidentes y altos directicos del sector... y, además, el favor y el cariño del público y de Barcelona en particular. Somo el salón con más visitantes de Europa, con un muy buen equilibrio entre lo profesional y lo popular. Coincidiendo con el Gran Premio de F1 de Montmeló, además, Barcelona se convierte en la capital mundial del automóvil.

—El salón, y Fira de Barcelona en general, han sabido aislarse del contexto político.

—Pese a todo el lío del "procés", Fira ha sabido quedar al margen, sin intromisiones políticas. Afortunadamente ha habido respeto por la gestión profesional: nos han dejado hacer, y espero que siga siendo así. ¿Por qué el Mobile sigue queríendo quedarse en Barcelona? Por la ciudad, obviamente, pero también por la profesionalidad de Fira.

—Paradojas de Barcelona. Un gran salón pero sin Uber en la calle.

—Me da mucha pena. Una gran capital como Barcelona no puede quedar al margen de las grandes tendencias mundiales.